WALL STREET: A LA CAZA DE ORIENTE

0
162

 

Nicholas Megaw*. La Bolsa de Nueva York y el Nasdaq buscan reemplazar los negocios perdidos como resultado de la campaña de Beijing sobre las empresas tecnológicas. Por eso exploran vías de salida a bolsa en la India y el sudeste asiático. Tratan de contrarrestar la repentina desaceleración del negocio de China.

Las empresas asiáticas ubicadas afuera de China han estado en gran medida ausentes del mercado bursátil estadounidense. Hoy se están acercando a medida que las tensiones entre China y los Estados Unidos agotan nuevos listados chinos y amenazan ingresos de la Bolsa de Nueva York y el Nasdaq.

«Creemos que toda la región está madura para la actividad de las Ofertas Públicas Iniciales., dijo Bob McCooey, presidente de Nasdaq para Asia-Pacífico. Si me preguntan hace un año, el número de empresas que se han presentado se contaban con los dedos de una mano, hoy son unas cuantas docenas. Con el tiempo, la región podría convertirse en una fuente de negocio tan importante como lo era China hasta hace poco.”

Las perspectivas de las empresas chinas en Estados Unidos se agrava en los últimos meses, en medio de recriminaciones mutuas sobre el intercambio de datos confidenciales y de la campaña sobre las grandes empresas privadas por parte de Beijing.

El grupo asegurador FWD se convirtió esta semana en el último grupo en retirar sus planes de salida a Bolsa en New York tras advertir del riesgo de intervención de reguladores chinos y estadounidenses. A principios de este mes, el grupo chino de movilidad Didi Chuxing dijo que dejaría de cotizar en la Bolsa de Nueva York tan sólo cinco meses después de realizar una de las mayores operaciones públicas del año.

La incorporación de empresas de otros países asiáticos supondría un gran cambio en las tendencias recientes. Las empresas chinas realizaron más operaciones en los Estados Unidos sólo en 2021 que las compañías del resto de la región Asia-Pacífico en la última década, según datos de Refinitiv.

Los funcionarios de la Bolsa se dedican en centrarse en el sudeste asiático, más que en años anteriores. La tendencia seguirá. Indonesia y la India se consideran las mayores áreas de oportunidad por su gran población y potencial de crecimiento. Los ejecutivos esperan un aumento de las salidas a Bolsa en países como Vietnam y Malasia.

La reciente acción del grupo tecnológico Grab, con sede en Singapur, que completó la mayor fusión de la historia con una empresa de adquisiciones con fines especiales a principios de diciembre. Ha contribuido a atraer de nuevo la atención hacia la región de Asia-Pacífico fuera de China.

Al igual que China, India aplica restricciones que complican los planes de las empresas locales para cotizar en el extranjero. Sólo una empresa con sede en la India, Azure Power, ha realizado una operación en Estados Unidos en los últimos 10 años.

En la India existen limitaciones normativas. Las empresas podían ser «creativas» a la hora de encontrar formas de completar la doble cotización o de reincorporarse fuera de la India para cotizar en Estados Unidos.

Será difícil reemplazar la pérdida de las empresas chinas que cotizan en Bolsa. Fuera de China, en la región de Asia-Pacífico hay 80 empresas privadas que valen más de u$s 1000 millones, según CB Insights, pero ninguna tiene la escala de gigantes como Alibaba, la empresa china de comercio electrónico que valía u$s 128.000 millones cuando salió a Bolsa en 2014.

Tampoco está garantizado que las Bolsas estadounidenses se queden con todos los grandes candidatos. El grupo indonesio de reparto de u$s 20.000 millones J&T, por ejemplo, se está preparando para cotizar en Hong Kong.

 

*Corresponsal del Financial Times desde hace seis años. Anteriormente  se desempeñó en la BBC.