VACUNAS ¿EN EL 2023?

0
59

 

Alicia Bárcena secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) participó de las sesiones de Diálogos de la Fundación Unión Europea-América Latina y el Caribe (EU-LAC).  La CEPAL informa que hasta el 16 de marzo, América Latina contaba con el 7,6 por ciento de las dosis administradas en el mundo, el 88 por ciento de las cuales están concentradas en cuatro países latinoamericanos. Se transcriben sus conceptos:

“Hay un acaparamiento internacional por el acceso a las vacunas que afecta a los países de América Latina y el Caribe y generan desigualdades dentro de la región. La mayoría de los países de América Latina y el Caribe logrará la inmunidad recién en 2023”-

“Iniciativas para la financiación y distribución equitativa de las vacunas contra el Covid-19 en los países de renta media de América Latina y el Caribe” “Hay que reconocer que América latina y el Caribe no van a alcanzar la inmunidad de rebaño en 2021”, dice Bárcena respecto de ese añorado porcentaje -entre el 60 y el 70 por ciento- de población vacunada necesario para desarrollar la inmunidad que frene al coronavirus.”

“Hallamos asimetrías en el acceso a las vacunas y hay tres velocidades en la vacunación: al ritmo actual, sólo cuatro países de la región pueden llegar a la inmunidad en 2021. Otros 7 lo harán en 2022. La mayoría, en 2023”.

“La pandemia ha evidenciado debilidades estructurales muy profundas. La salud debe ser un derecho humano y debe haber acceso universal a la salud garantizado por el Estado. No puede ser la salud contributiva, como son las pensiones -afirma-. La salud debe tener un acceso universal. El gasto público en salud debería ser el 6 por ciento y en la región sólo alcanzamos el 2,3 por ciento”.

“Hay un acaparamiento internacional por el acceso a las vacunas que afecta a los países de América Latina y el Caribe y también está generando desigualdades dentro de la región. Tenemos una situación en la que un grupo de países desarrollados están concentrando el 45,5 por ciento de los compromisos de compra a pesar de que sólo tienen el 12,9 por ciento de la población mundial”.

“Nuestra región se tiene que organizar porque Europa se organizó. Estados Unidos, la Unión Europea y Reino Unido han privilegiado vacunar primero a su población y luego al mundo. China y Rusia han privilegiado la exportación antes que vacunar a su gente. El 76 por ciento de las dosis que han llegado a América Latina y el Caribe provienen de China y de Rusia. Esta es la realidad. Israel ha aplicado 109,8 dosis cada 100 habitantes; Estados Unidos, 33,5 por cada 100 -enumera-. En la región, Chile suministró 38,8 dosis cada 100 personas; Brasil, 5,6 y México, 3,5 dosis de vacuna por cada 100 habitantes”.

“Es necesario una negociación con países que van a tener excesos de vacunas. Canadá y Australia tienen compromisos por seis veces más de lo que necesitan -enumera Bárcena-. Por otra parte también pedimos flexibilización de los regímenes de propiedad intelectual. La suspensión temporal de los derechos de propiedad intelectual es muy importante y necesitamos que Europa se sume. Las empresas transnacionales se oponen. Ahí estamos atrapados todos pero Europa puede ayudar.”

“AstraZeneca cuesta en torno a los dos dólares en Europa pero Uganda paga cuatro veces más y Sudáfrica, dos veces más. Moderna cuesta en Estados Unidos 15 dólares pero al mundo se lo van a vender a 30”.

“América Latina debe generar un sistema regional de vacunas donde la industria farmacéutica, la bioquímica, la logística y el transporte realmente coordinen y podamos crear centros de investigación y desarrollo, principios activos de vacunas, plantas de producción, creación de redes de servicios de ensayos clínicos y comunicación efectiva “Tenemos algunas iniciativas, entre otras, fortalecer los mecanismos de coordinación regional para adquirir vacunas. México y Argentina han hecho el compromiso de no solamente producir vacunas para ellos sino para la región. Y esto es muy importante”,

“Hay que reconocer que los países han invertido alrededor del 4,7 del PBI en transferencias y medidas fiscales, lo que les ha ocasionado un déficit fiscal. Por lo tanto, una de las medidas que hemos propuesto es combatir la evasión fiscal, que es de 6,3 por ciento del PBI en América Latina y el Caribe. Hay que revisar los privilegios que se otorgan legalmente a las empresas, que es del 3,7 por ciento del PBI, y buscar una estructura fiscal más progresiva que vaya hacia los impuestos directos. Es difícil ahora, pero habría que revisar los impuestos a las grandes empresas digitales y que paguen sus impuestos en los lugares donde hacen sus ganancias de productividad.”

La Fundación Europa-América Latina  fue creada en 2010 por la VI Cumbre de jefes de Estado. Participan 33 países de América Latina y el Caribe, los 27 miembros de la Unión Europea, el Reino Unido, y la propia Unión Europea.