SUBASTA DIGITAL

0
93

 

A las grandes casas de subasta de obras de arte no les afecta la pandemia. Pareciera que los remates online alcanzan y sobran, tanto para coleccionistas como para inversores. Sotheby´s  vendió por 2500 millones de dólares en su primer semestre. Los grandes períodos de ilustres autores del siglo pasado reverdecen con la suma de los mercados orientales (sobre todo Hong Kong) y la falta de pintura contemporánea de alta cotización. Fines del siglo XIX y mediados del XX fue una etapa prolífica y estupenda. No se repetirá.

El interés por la obra de Miró crece día a día. Se vendió en 22,5 millones. El gran Fernand Léger finalmente llega a la altura que se merece: 12 millones La miniatura del autorretrato de Rembrandt, 18,5 millones. Gerhard Richter alcanzó  los 10 millones. Una figura de 70 cm de Giacometti casi triplicó su base y se vendió en 10 millones. El dibujo de Picasso de una mujer dormida llegó a los 7 millones.

Da un no sé qué que las cifras representen el valor de las obras. Pero es así; desde siempre –aún antes de los Pontífices mecenas-  que la pintura añade a su poder artístico el hecho de ser un negocio a veces especulativo. Pero no hay vuelta, así es la vida.  Más de 1200 millones se vendieron durante julio y aumenta la cotización más son sus ventas privadas, como si fueran una galería de arte. Este año ya llevan 575 millones en dichas ventas.

No hay pandemia que reprima la codicia ni factor alguno que rebaje el precio de las obras de arte. Eso sí, si bien muchas desaparecen en manos de coleccionistas, otras van a dar a los museos, donde por fin se exhiben en libertad.