Progresismo: ¿QUE?

0
54

 

El Gobierno argentino, o al menos su Presidente, aspiran a establecer una relación intensa y de ser posible influyente con las nuevas autoridades de Washington.

Mientras funcionarios de Casa de Gobierno y de Cancillería buscan liderar a un grupo de países de la región, denominados de izquierda el Grupo de Lima hizo su quinto encuentro (virtual). Alberto Fernández y Luis Arce (Bolivia) fueron los dos presidentes activos. En la charla hubo seis ex.

Pero John Biden, conocedor de la región, tiene otras prioridades.  No quita que su equipo explore la influencia de Cristina Kirchner en materia internacional. Biden fue vicepresidente de Obama y conoce muy bien la mala relación que tuvo la entonces presidenta argentina con el propio Obama, en materia de Defensa y Seguridad. Otros ítems observados son la relación con Venezuela y la intensa actividad económica con China.

La cancelación del buque patrulla Stone, que venía de  recorrer los mares de Uruguay y Brasil es otro dato incómodo. La Argentina previno a Washington que se abstenga de “actividad cooperativa alguna, incluyendo misiones de vigilancia y control de pesca…”. Aclara que estas cuestiones se realizan exclusivamente con medios y personal del Estado argentino. Lo cierto es que el presidente Fernández negocia un acuerdo con el gobierno de Xi Jimping para controlar la intensa depredación china pesquera en aguas territoriales.

El Grupo de Puebla hizo su quinto encuentro, para elaborar el documento “Latinoamérica cambió”.

Participaron del debate virtual los presidentes Alberto Fernández y Luis Arce Bolivia); y los ex mandatarios Rafael Correa (Ecuador), Luiz Inácio Lula Da Silva y Dilma Rousseff (Brasil); Fernando Lugo (Paraguay); Ernesto Samper (Colombia) y José Luis Rodríguez Zapatero (España). De la coordinación se ocupó el chileno Marco Enríquez-Ominami y del debate la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, la argentina Elizabeth Gómez Alcorta.

 

Arrancó Alberto Fernández: “Es esencial que América Latina vuelva a integrarse y vuelva a discutir. Unidos podemos lograr mucho más que separados. La pandemia demostró que todos corremos frente a lo desconocido cada uno por su lado. Hubiera sido mejor un lugar donde reunirnos y negociar conjuntamente las vacunas…La unidad es una deuda, pero además algo que conviene, para que cada día se afiance del mejor modo la democracia en el continente. Voy a poner todo de mí para que así sea. Cuentan conmigo para trabajar en esa unidad. “una mejor integración, el respeto por la diversidad y terminar con la desigualdad que signó a América Latina en los últimos años son los desafíos por delante…”

Dilma Rousseff considera que “la democracia Brasil está totalmente corrompida y el inicio de toda la degradación pasa por el juicio a adversarios políticos y al golpe que sufrió Lula con el proceso judicial y yo misma con el juicio político en 2016.”

El ex presidente colombiano Samper, mencionó “los vientos progresistas de la región en cuyo marco se presenta esta reunión y la muy importante agenda que propone (Joe) Biden en Estados Unidos, en migración, en cambio climático, sobre Cuba y hasta sobre el proceso de paz en Colombia, que está en una suerte de `modo avión` peligroso. El Documento servirá de base para los candidatos progresistas en futuras elecciones en la región, e insistió en que “nada de lo que propongamos va a llevar a ninguna parte si no somos capaces de integrarnos…La integración es el comienzo

Hablaron, hablaron, todos hablaron…los que estuvieron, los que estarán y hasta los que están. Y así seguirán hablando.