PETROLEO EN FUGA

0
51

 

Neil Hume* -Tom Wilson*.  Los grandes consumidores de energía boicotean el crudo ruso tras la invasión de Ucrania por parte de Moscú. Contribuyen a que los precios del petróleo crezcan.

La continua resistencia de la OPEP a los llamados para aumentar la producción de petróleo se sumó a la presión alcista sobre los precios, después de que el Grupo se aferrara a un plan acordado el año pasado para revertir gradualmente los recortes de producción vinculados a la pandemia.

La demanda de petróleo ruso se desplomó desde el ataque a Ucrania. Las refinerías, bancos y dueños de los barcos petroleros rehúyen el vasto mercado de materias primas del país. La consultora Energy Aspects afirmó que el 70% del crudo ruso «tiene dificultades para encontrar compradores».

Los mercados energéticos se libraron de las sanciones impuestas por Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido al sector financiero ruso, pero compradores típicos se auto-sancionan. Se desata la carrera de asegurar suministros alternativos en mercado ya muy ajustado.

«La mayoría de las grandes compañías europeas no están tocando el petróleo ruso. Solo unas pocas refinerías y empresas comerciales europeas siguen en el mercado, pero el aumento de las tarifas de los fletes y las primas de los seguros de guerra complican significativamente las transacciones», dijo Energy Aspects. «Según se informa, varios petroleros no han querido hacer reservas desde el Báltico o el Mar Negro debido a la falta de seguros de guerra».

A pesar de la interrupción de las exportaciones rusas, la OPEP+, que incluye a Rusia, dijo que no ampliaría el plan, acordado en julio pasado, para aumentar la producción mensual en 400.000 barriles diarios. Dado que los precios del petróleo se han disparado desde agosto, alcanzando un máximo de ocho años, Estados Unidos y otros grandes consumidores de petróleo pidieron repetidamente al Cártel que aumente la producción más para calmar la inflación.

El último repunte de los precios se debió a los «acontecimientos geopolíticos actuales» y no a cambios en los fundamentales del mercado, dijo la OPEP+, que seguirá con el plan actual.

El crudo Brent, la referencia internacional del petróleo, subió casi un 8% hasta superar los u$s 113 por barril.

En una señal de que la presión en las materias primas no se limitaba al petróleo. Los precios del gas natural en Europa se dispararon un 50% hasta alcanzar un máximo histórico de 185 euros (u$s 205) por megavatio hora.

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, afirmó que el peor escenario posible «aún no se ha materializado» y que Rusia sigue enviando gas. Pero añadió que el país debía estar preparado y que podría tener que mantener en funcionamiento centrales eléctricas de carbón como respaldo. Rusia suministra alrededor del 40% del gas de Europa.

Rusia es el tercer productor mundial de petróleo, detrás de Estados Unidos y Arabia Saudita. Suele exportar 7,5 millones de barriles diarios, así como otros productos energéticos. Europa es el mayor destino del crudo ruso, con un 53% del mismo. Asia es otro comprador importante, ya que el 39% va a parar a la región.

El emblemático crudo ruso de los Urales es un producto básico para las refinerías del noroeste de Europa y el Mediterráneo. Entre los compradores están se encuentran Alemania, Italia, Países Bajos, Polonia, Finlandia, Lituania, Grecia, Rumanía, Turquía y Bulgaria, según S&P Global Platts, una agencia de información de precios de materias primas. Varias refinerías europeas, la finlandesa Nestlé y la sueca Preem, se alejan de las calidades rusas y buscan suministros en otros lugares. Se ha informado de que las refinerías indias han pedido a los comerciantes que se abastezcan de productos no rusos.

El rals se negociaba con un descuento de más de u$s 18 por barril respecto al Brent físico en el noroeste de Europa, un récord en la era post soviética.

«Los diferenciales del precio del petróleo reflejan una clara falta de disposición a aceptar el crudo ruso, y sigue existiendo el riesgo de más sanciones que podrían afectar indirecta o directamente a las compras o suministros de petróleo», dijo Shin Kim, jefe de análisis de la oferta y la producción de petróleo de S&P.” Michael Tran, analista de RBC Capital Markets, dijo que los operadores tienen dificultades para obtener cartas de crédito -documentos bancarios utilizados en nombre de un comprador que actúan como garantía de pago a un vendedor- para adquirir petróleo ruso.”

«Esto probablemente seguirá siendo así, ya que los compradores potenciales luchan por conseguir garantías de los bancos», dijo. «Las tarifas de los camiones cisterna se disparando a medida que los países consumidores se apuran a asegurar barriles físicos de otros lugares».

Estados Unidos y otros grandes países consumidores de energía acordaron el martes liberar 60 millones de barriles de petróleo de sus reservas de emergencia para hacer frente a los temores sobre la interrupción de los suministros rusos.

Comerciantes y analistas dijeron que la medida estaba muy por debajo de los niveles necesarios para calmar el mercado. «Una liberación de crudo única se ve empequeñecida por la extraordinaria magnitud de las interrupciones de las exportaciones rusas», dijo Ehsan Khoman, jefe de investigación de mercados emergentes de MUFG.

«Los inventarios del mercado, críticamente agotados, y los niveles de capacidad de reserva, cada vez más escasos, ante un déficit sin resolver de duración récord, dejan en última instancia una palanca para reequilibrar los mercados del petróleo: la destrucción de la demanda».

 

Neil Hume* Se ocupa de recursos naturales especializado en metales y  minería. Fue editor del Financial en el Pacífico australiano y corresponsal sénior del mercado de valores.

Tom Wilson* es editor de noticias mundiales en el Financial. Antes trabajó como reportero para Bloomberg en Londres después de una carrera asesorando a empresas y gobiernos sobre temas africanos