PANDORA

0
139

Decir que la situación se advierte compleja, resulta una obviedad casi impropia de señalar. Lo ocurrido en los últimos días expone una profunda crisis judicial que no parece haber sido prevista en el ámbito propio y que, sin embargo, no puede descartarse que vaya a repercutir allí.
Existe una suerte de desenfreno entre los Jueces, para demostrar su alejamiento del Gobierno anterior y la pulcritud de su comportamiento. Se hace evidente que para demostrar la independencia de sus decisiones, hoy deben demostrar severidad en el tratamiento de aquellos temas que, durante largo tiempo, condujeron con parsimoniosa serenidad.
Sin embargo, lo que rápidamente se advierte en el sistema judicial, son las demasías que, con un tinte caricaturesco, exponen las torpes maniobras encaminadas a instalar un perfil distinto, al que podía percibirse hasta hace un tiempo.
Bastó que trascendiera que el Juez Lijo podría ser convocado al Consejo de la Magistratura para brindar alguna explicación sobre sus actividades particulares –en la investigación que compromete a su hermano y al camarista Freiler- para que se desatara el espectacular procedimiento que llevó a la cárcel al ex Vicepresidente Boudou.
Más allá de la poca o mucha popularidad de la que este pudiera gozar, no dejó de llamar la atención que se dispusiese una detención en una causa en la que se investiga su presunto enriquecimiento ilícito –delito de por sí complejo, pero que solo se consuma a partir del momento en que su autor, debidamente intimado, no justificase un incremento apreciable de su patrimonio (Art. 268(2) del C.P.)-.
Lo expuesto en el párrafo anterior no es menor, si se advierte que dicha intimación fue realizada por el Fiscal Di Lello (que no consideró que existiese riesgo en mantener {la libertad de Boudou –como si lo hizo Stornelli respecto de De Vido-), pocas horas antes de que Lijo dispusiera la detención, sin aguardar algún intento de respuesta.
También sorprendió el hecho de que se justificara la aprehensión en la posibilidad de entorpecer una investigación, de por si sencilla, que lleva años tramitando y que se refiere a un periodo que concluyó en el año 2012.
Finalmente, y sin que ello busque desmerecer la trayectoria política del acusado, con solo repasar las sutiles sugerencias que se le efectuaran para que no participase de los actos de campaña, se ve menguada su posibilidad de lograr algún tipo de éxito en obtener cooperaciones o ayuda, para justificar el pretendido incremento patrimonial.
A todo evento, la larga pericia contable efectuada a su respecto, dejó, según los dichos de los peritos oficiales intervinientes, una sombra sobre el origen de 80.000 dólares que dijo poseer en el año 2001, y que expusiese ante la OA, en su declaración correspondiente al año 2002, efectuada en el año 2003. Siendo así, la decisión, por cierto opinable del Juez, solo ha victimizado a Boudou y dejado en ridículo un proceso en el que no se reprochan ni los bolsos de López, ni los 8000 millones de pesos de Cristóbal, ni los millones generados en las compras de gas licuado.
Estos episodios, sin embargo, no son los únicos, luego del triunfo electoral, el Gobierno, con sus fuerzas renovadas, ha decidido avanzar en los todos los frentes, entre los que no se encuentra ausente el Judicial, Cierto es que entre los ámbitos en los que se debe dar batalla, el referido al tercer Poder del Estado no debería quedar en manos torpes, que permitan confundir a sus integrantes, con aquellos otros que se dice encabezan las “mafias”.
Lamentablemente, parecería que alguno de los que asesoran al Presidente, no le saben trasmitir íntegramente las realidades a las que debe enfrentarse. Menos comprensible aún, resulta que el Ministro de Justicia –nexo obligado entre el Ejecutivo y el Judicial- cometa la torpeza de polemizar con el Presidente de la Corte, en un evento auspiciado por un Organismo Internacional.
La polémica no será pacifica cuando discurre por andariveles impropios de los individuos que lo integran. El Juez Bonadío, del que no ha de dudarse en punto a su filiación, efectuó la admonición advirtiendo que el dialogo “había empezado mal” , y es cierto apenas se advierta que, de perderse el estilo, los reproches que podrían cruzarse dañarían las instituciones.
Las horas que un Juez dedica al estudio de sus investigaciones, no pueden ponerse en línea con las que un Legislador destina a diseñar un proyecto de ley, como los malos Funcionarios no deben ser el patrón con el que se juzga a quienes dedican sus esfuerzos al servicio de la Republica. La generación de malestar entre los integrantes de la Justicia, no será de utilidad ni para el servicio que deben prestar, ni para aquellos que se deban presentarse ante sus Estrados desde una posición encontrada.
En los severos claustros del Colegio Nacional, Alberto M. Salas, intentaba explicar a sus alumnos que entraban recién en la adolescencia, el sentido que debía otorgársele a la expresión “corsi e recorsi” de la historia. Sin grandes esfuerzos, dada su capacidad, les explicó ese movimiento pendular de los tiempos, que toman revancha del pasado duplicando las consecuencias ya cumplidas.
La situación de algunos Funcionarios actuales caería dentro de la red que se despliega para atrapar a Funcionarios de la Administración anterior. Tanto el Ministro Caputo como el de Energía, Aranguren, podrían verse involucrados en sendas investigaciones. Por un lado los ahora llamados Paradise Pepers vinculan a ambos con sociedades off shore y practicas no recomendables, mientras que el segundo tiene aún no suficientemente aclarada, una compra de gas a una empresa vinculada a su ex Empleadora.
La ahora revalorizada teoría vinculada a la posibilidad de entorpecer la investigación, se aplicaría sin ningún esfuerzo a los referidos actuales Funcionarios, lo que convierte al Gobierno en rehén de comportamientos aparatosos, que intenten poner en primer plano el ecuánime comportamiento de algunos jueces que no reciben esa adjetivación de muchos que los conocen.
Seguramente, si sobrevive alguno de aquellos alumnos, recordará los ejemplos que proporcionaba y como, en una espiral incontenible, se sucedían los hechos, cada vez más gravosos, que se iban encadenando en el tiempo. Este recuerdo viene a cuento del comentario oído días pasados, en un pasillo de Tribunales en el que un viejo abogado le decía a un novel colega: los Jueces hoy intentan demostrar que no han sido complacientes con los Funcionarios K, por eso los detienen, mañana, cuando deban demostrar que son independientes, detendrán a los actuales, y completaran un ciclo.
Entre las notas de color del viaje del presidente Macri a Estados Unidos estuvo lo que se llama hace tiempo – por nominación de Emilio Monzó – el grupo generacional. Esto es un grupo de cuatro diputados – hay quiénes suman a Kicillof al grupo cuando está razonable – que suelen trabajar con más intensidad que el resto algunos temas – sobretodo vinculados a cuestiones económicas – y resuelven los acuerdos con el ejecutivo. Ese grupo lo integran: Nicolás Massot – jefe de bloque del PRO -, Luciano Laspina, Marco Lavagna y Diego Bossio. El Presidente invitó a los cuatro a sumarse a su viaje en el que prometió a los empresarios norteamericanos rapidez en las reformas que se vienen.
Sorprendió la autonominación de Rodolfo Urtubey como reemplazante de Gils Carbó, casi nadie ve viable este tema aunque el ministro Caputo estuvo preguntando por él hace unas semanas. Pocos recuerdan que el «Tolo» Urtubey ejerció el cargo de procurador de la Ciudad de Buenos Aires en épocas del Intendente Carlos Grosso. Los que saben dicen que en realidad se estaría postulando para ocupar un puesto en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
Gustavo Menéndez, intendente de Merlo, va tejiendo lentamente su candidatura a la presidencia del PJ Bonaerense para reemplazar a Fernando Espinoza. El viernes estuvo en la CGT en un acto para rememorar a Rucci, la foto final fue bastante explícita: Verónica Magario – intendenta de La Matanza -, Facundo y Pablo Moyano y el Intendente de Tigre, Julio Zamora. ¿Habrá unidad en el peronismo bonaerense?

Tiempos convulsos en Catalunya. Pero sobre todo incierto. Venció el plazo para presentar las alianzas electorales para el 21D, sin muchos acuerdos. Y en breve los plazos para saber los candidatos. Encuestas que dividen mitades.
Preocupa ya, cualquiera sea el resultado y además del rumbo institucional, el futuro económico de la región. Aunque por ahora, y por las dudas, algunas empresas solo mudaron sus cuestiones legales, podrían seguir las fiscales y luego las físicas.
Hay quienes dicen, en Catalunya, que indirectamente este proceso que podría recién empezar a ser palpable a mediados de 2018, podría beneficiar (indirectamente) a la Argentina. Aunque sea por esos nuevos destinos de radicación.
En las calles, estadios y medios de transporte, discusiones con grandes parecidos a las argentinas: presos políticos o políticos presos. La discusión Independencia sí o no divide tanto o más que la grieta argentina. No hay lugar para grises.
Justamente esa postura intermedia quiso sostener la alcaldesa de Barcelona Ada Colau (En Comú). Criticada por esa postura ambigua como Podemos, parecería volcarse cada vez más hacia los independentistas.
Podemos también vive su crisis interna producto de las posturas que van variando. Hay renunciamientos e incertidumbre.
Se recomienda seguir el protagonismo del presidente del Barcelona. El club parece haber tomado partido. Eso se percibe en cada partido que juega el equipo de Messi. Ni hablar, imaginan algunos, lo que podría llegar a pasar si hubiera medio pronunciamiento del astro argentino. Para seguir con atención los movimientos del presidente de la escuadra que acapara el centro de la atención. Por su fútbol y por su futuro incierto.
Laura Di Marco, buena biógrafa del Presidente Macri, publicó en “La Nación” una extraña colaboración respecto el jefe de la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta. Y muy mal intencionada por quienes la inspiraron. Son versiones que el Gobierno evita.
El señor Rodríguez Larreta cuenta con una alta adhesión en su gestión de jefe de la ciudad. Su aspiración de llegar a ser Presidente cuando corresponda el tiempo político. Este deseo se acunó desde su infancia, tal como bromearan su padre y sus amigos –en particular Oscar Camillion- un sólido grupo desarrollista.
No hay novedad en esta aspiración. Tuvo su Fundación y sus equipos hasta colaborar codo a codo con Mauricio Macri, en particular en el exitoso manejo de la Ciudad, hasta heredar tan alto cargo.
La nota de Di Marco juega a señalar a sus fuentes en altos funcionarios del propio gobierno. No es así. En Casa de Gobierno rechazan cualquier intervención. Los pasos de Rodríguez Larreta son públicos. Hasta hoy se ignora la autoría que no carece de malevolencia. Más allá de insinuar el conocimiento del Presidente en la cuestión. Macri detesta ese tipo de intriga. Sin mencionar que procura dañar a uno de sus más estrechos colaboradores.
«Con bajo perfil, Larreta lidera una liga de intendentes de Cambiemos: la Red de Innovación Local (RIL), impulsada por él. Al menos una vez por mes se reúne con jefes territoriales de todo el país para intercambiar experiencias, unas tertulias de las que son habitués Julio Garro, José Corral, Ramón Mestre y el mendocino Rody Suárez.”
«En otro andarivel, teje una relación personal con el papa Francisco y cultiva un vínculo calculado con uno de sus más dilectos discípulos, Juan Grabois, el abogado que lidera a los cartoneros de la ciudad. El «círculo rojo», que el último lunes no aplaudió el discurso presidencial en el Centro Cultural Kirchner, lo mima. «Horacio es el más vivo de todos», deslizan los empresarios, sindicalistas y dueños de los medios. «Horacio fuma abajo del agua», halagan.
«Larreta tiene la obsesión de ser presidente desde que tenía menos de 30 años, cuando, en 1994, Carlos Menem lo colocó al frente de la agencia de los jubilados. Por esa época, conoció y empleó a María Eugenia Vidal, que apenas tenía 23 años y todavía estudiaba Ciencias Políticas.”
«Macri observa con secreta incomodidad la obsesión presidencial de su delfín, a quién él transfirió su popularidad en 2015, del mismo modo que María Eugenia Vidal lo hizo en estas elecciones con Esteban Bullrich. Tampoco podría decirse que esté en crisis con él -el último fin de semana estuvo, junto con Juliana Awada, en el festejo de su cumpleaños número 52 e incluso podría llevarlo a Davos el próximo enero-, pero está molesto. Una molestia que difícilmente blanqueará, tal como indica el manual de buenas costumbres de Pro.”
«La familia macrista está lejos de ser perfecta; sin embargo, a diferencia de las feroces internas peronistas, tramita sus enojos hacia adentro. La regla no escrita es que las pasiones incorrectas sólo se ventilan en reuniones muy privadas. En esa intimidad, Macri hubiera preferido un jefe porteño más desapegado del poder futuro. Un desapego -al menos en lo discursivo- como el que percibe en la gobernadora Vidal.”
«A mediados de 2017, Macri le pidió públicamente a Larreta que resolviera los traumáticos cortes de calles de los piquetes. «Nos pidió el traspaso de la Policía Federal y se lo dimos. Nos pidió que esa transferencia fuera con los recursos y lo hicimos. ¡La responsabilidad es de él!», se quejó Macri, en su quinta de Los Abrojos, mientras comía un asado con amigos íntimos. Entre ellos, estaban el jefe de inteligencia Gustavo Arribas y el empresario Nicolás Caputo, además de algunos otros ex Newman.”
«Según dejó entrever Macri en esa sobremesa, Larreta no movía un solo policía por miedo a perder puntos en su imagen, preocupado, como está, por su futura carrera presidencial. Uno de los Newman Boys, con cargo en el Estado, intervino sin anestesia: «Hay que recordar que el que hizo ganar al Pelado fuiste vos, así que el único responsable de esta situación también sos vos».”
“En la mesa hiperchica del Gobierno, donde se definen los trazos gruesos de la gestión y la estrategia política, Macri sienta cada 15 días a sus tres potenciales herederos: Vidal, Peña y Larreta. Un microclima en el que también se cocinan celos sutiles y tensiones subterráneas. Larreta es el único del trío que no comparte la intimidad de Los Abrojos. «Esas intrigas surgen de quienes no logran sentarse a esa mesa», explican cerca de Larreta.”
«En charlas informales con periodistas y políticos propios o de la oposición, Macri define a Marcos Peña como «nuestro gurú». Una ponderación que, según quién la lea, adquiere distintas interpretaciones. Para el ala «peñista», es un espaldarazo en la carrera sucesoria; para quienes recelan de él, en cambio, es un gesto para aliviar la inseguridad personal de su joven mano derecha, encargado de lidiar con dirigentes y gobernadores que, a menudo, lo superan en peso político y trayectoria. Marcos es competidor directo de los sueños políticos de Larreta.”
«En su smartphone, Larreta exhibe dos encuestas que miden mensualmente su imagen personal y, un par de veces al año, la gestión porteña. El primer sondeo lo lleva adelante la consultora de Julio Aurelio; el segundo, Poliarquía. Alejandro Catterberg, director de esa consultora, disecciona el material del que está hecho el liderazgo larretista, amasado en un nuevo clima de época. Los porteños ponderan la moderación, la gestión y la cercanía. Está estratégicamente dedicado a ablandar su perfil. Con su política social hacia las villas y la no represión busca desarmar los prejuicios que lo ubican como parte de una elite que sólo gobierna para los ricos. El plan le salió bien: bajó los niveles de rechazo. Catterberg traza un paralelismo entre los liderazgos de gestión, el carisma y el amor romántico: «El carisma en política es como el enamoramiento en la pareja. Dura un tiempo. Si es sólo eso, no se sostiene. Ni María Eugenia (Vidal) logra sostener su gestión sólo con carisma».
«Expatriado del glamour del poder nacional, Larreta suele almorzar en alguno de los bodegones o restaurantes que abrieron en Parque Patricios desde que la jefatura porteña mudó sus oficinas al Sur. Este mes, volverá a visitar al Papa, a quien periódicamente le agradece el «milagro» de su hija Serena, nacida hace un año y medio, cuando su esposa, Bárbara Diez, dio naturalmente a luz a los 46 años, pese a los problemas de salud que le impedían concebir. En 2014, el matrimonio había viajado al Vaticano a rezar junto al Papa y, pocos meses después, se produjo el embarazo. Larreta camina por avenida Caseros con fe en los milagros.”
Jorge Lapeña, exsecretario de Energía de Raúl Alfonsín y presidente del Instituto Argentino de la Energía (IAE) General Mosconi, comentó algunos tenas álgidos.
“Argentina tiene en el sector de hidrocarburos un problema de tipo estructural. Hace 25 años aproximadamente que el país ha abandonado la idea de la inversión exploratoria como base esencial de cualquier política de hidrocarburos. Es decir, si no hay incorporación de nuevos yacimientos que reemplacen a los yacimientos viejos, fatalmente la producción total tiende a declinar por un lado y los costos tienden a aumentar porque baja la productividad de los pozos. Argentina, si uno analiza la performance de este siglo, se ve que se produce una espectacular caída de las reservas comprobadas de petróleo y de gas natural. Es decir, las reservas que están probadas y que sustentan la producción.”
“Si uno analiza el inventario de reservas del país que es la magnitud más importante, dentro del funcionamiento de la energía, se observa que las reservas comprobadas de gas se han reducido al 40%. Es decir han bajado 60% con respecto a los casi 700.000 millones de m3 que la Argentina tenía a inicios de siglo. Eso indica claramente que no se ha explorado y por lo tanto no se han descubierto nuevos yacimientos. También se redujeron las reservas de petróleo. Este es un fenómeno permanente en los casi diecisiete años de lo que va del siglo. Y como resultado de ello, la producción de petróleo viene bajando en forma ininterrumpida desde el año 1998 hasta ahora. Es decir, estamos hablando de veinte años de caída ininterrumpida en la producción petrolera. Particularmente en el último año, y tal como lo muestra el informe de tendencias energéticas que realiza el Instituto de la Energía, General Mosconi en el último año el ritmo de caída se ha acelerado con respecto a años anteriores. Y se ubica casi en 7% anual.”
“En el caso del gas natural, mencionaba, la producción gasífera se contrajo hasta 2014 (desde 2005 en adelante). Es decir fueron once años de caída. Y durante 2015 y 2016 hubo una recuperación que entusiasmó a muchos pero que tendió a frenarse en el último año. Según nuestro último informe de tendencias, publicado en octubre pasado, el ritmo de crecimiento es de apenas el 0,6%. Este incremento es menor que el de la demanda de gas natural que está en el orden 0,9%. Esto hizo que las importaciones de gas natural continúen aumentando. Durante el último año crecieron 7% anual y constituye una preocupante señal ya que próximos meses van a ser decisivos.”
“En 2015 y 2016 hubo crecimiento positivo, este crecimiento estuvo basado en un mayor aporte del gas no convencional (el tight gas y el shale gas) de la cuenca neuquina. Ahora este incremento de la producción fue posible por los fuertes subsidios que recibieron las empresas para realizar esas inversiones. Y estos subsidios, han sido crecientes dentro del Presupuesto Nacional en lo que se conoce como Plan Gas. Además, desde el último año se puede constatar que se ha frenado el ritmo de crecimiento de la producción local.”
“Argentina al menos en los últimos quince años, consistió en no explorar las áreas en búsqueda de nuevos yacimientos de hidrocarburos convencionales y basar todas las expectativas en los yacimientos no convencionales como el de Vaca Muerta. Hay un error estratégico de Argentina que nos lleva a esta situación. En cambio, habría que implementar una política que contemple, además de la actividad no convencional, un vigoroso proceso de inversión en la exploración de yacimientos convencionales tanto en el mar como en el continente.”
La UIA rechazó puntos de la reforma laboral tributaria. En una reunión de más de dos horas, los ministros Francisco Cabrera, Nicholas Dujovne y Jorge Triaca atendieron modificaciones de los empresarios ante los cambios en curso. En el caso de la reformara laboral, según los industriales subirían desde el 17 al 19% en las economías regionales. En el sector servicios bajaría del 21% al 19,5%. O sea se castiga a la industria y se beneficia a los servicios.
«El mínimo no imponible está muy bien, las empresas tendrán incentivos para regulariza a todo su personal pero suponemos que sólo hasta la parte exenta. (Que llega hasta $ 11.200.)
Dujovne presentó para las cargas patronales y los empresarios le reprocharon al ministro ese aspecto del proyecto de ley. «Se eliminaría el crédito fiscal sobre las cargas sociales que tenemos según la zona. Por ejemplo, en Jujuy tenemos un descuento del 10,75%.Osea, que hoy pagamos un 6,25% de cargas sociales, sin contar obra social y ART», explica la fuente. «En lugar de esos 6,25% en el Gobierno pretende que pasemos a pagar 19%».
«Lo paradójico del tema es que este costo nos disminuirá en Buenos Aires un 10%y nos subirá en Jujuy un 70%. Esto contradice el impulso que dicen quieren darle a las economías» se quejaron.
Los ministros le recordaron a los industriales que la rebaja en Ingresos Brutos, la rebaja en Ganancias para quienes reinviertan tan sus dividendos y el impuesto al cheque a cuenta de Ganancias era algo que ellos mismos habían solicitado. «Ya no tienen excusas para invertir» fue la respuesta.
La reforma laboral propuesta tiene un efecto devastador para las economías regionales en su artículo 30, que elimina el crédito fiscal de IVA por contribuciones patronales que en el interior de la Argentina.
‘Los empresarios de bebidas con azúcar manifestaron que el nuevo gravamen (sube del 8%al 17% del impuesto interno) llevará una caída en las ventas que perjudicará las provincias productoras de jugos. «Y fomentará el consumo de marcas que ya hoy evaden»