PANDORA

0
154

La sorpresiva renuncia presentada por la Procuradora General, tomó de sorpresa a todos los que preparaban sus cañones para iniciar una destrucción sistemática de la misma. La maniobra deja en claro algunas circunstancias que no parecen resultar casuales ahora.
Por un lado, el hecho de presentar su renuncia a partir del 31 de diciembre, fecha que coincide con el cumplimiento de un quinquenio, armoniza lo que ocurre, con la proyectada duración en el cargo que habría de implementar la ley de Ministerio Público que se prepara para ser tratada en el Congreso.
Nadie duda que parte de lo ocurrido es consecuencia y resultado de la actividad de León Arslanián, reciente defensor de la Procuradora,  quien hábil en el manejo de situaciones críticas, ha elegido un camino que evita el desgaste personal y aligera la pesada carga que debía    soportar Gils Carbó.
Ahora, ya comienzan a mencionarse quienes podrían ser sus sucesores, nombres conocidos y de trayectoria en el ámbito judicial. Por el justicialismo siempre asoma el nombre de García Lema, reconocido constitucionalista, pero que no parece ser propenso a ser elegido, dados sus años y su deseo, expresado varios veces, de declinar ese cargo.
Los restantes   nombres aparecen relacionados con el propio Ministerio Público Fiscal. Es entre sus integrantes que se menciona a aquellos que podrían encontrarse en condiciones de ejercer el cargo.  Más allá de las propias aptitudes y deseos, lo que todos tienen en claro es que el nuevo titular de la Procuración deberá ejercer un claro liderazgo entre los miembros que la componen.
Partiendo de esa premisa, rápidamente se ralea la lista de pretendientes. Pocos son los que poseen ese seguimiento y menos aún, los que pueden ejercerlo eficazmente.  Así, quien se instala cómodamente entre los favoritos es Raúl Plee, quién no solamente representa a aquellos que enfrentaron a la Procuradora cuando nadie se animaba a ello, sino que conoce los enclaves que la misma podría haber contaminado para disponer de una capacidad de fuego, aun, retirada de la Procuración.
De todos modos, nadie puede sentir aun que es  el predestinado a ocupar el cargo, siempre, sobre el final, podrán aparecer los candidatos propiciados desde el despacho de algún asesor, que medirá sus fuerzas realizando alguna propuesta original.
Finalmente, si la racionalidad superase los deseos y las ambiciones personales, el nombre no podría surgir,   si no, de una lista muy breve,  en la que los incluidos reúnan los requisitos necesarios tanto profesionales como operativos para reencauzar los destinos del Ministerio Público.
Sigue siendo motivo de conversación las modificaciones que intentarían introducirse    en el Consejo de la Magistratura que, de un modo u otro, volvería a poseer las proporciones de representación que supo expresar en sus orígenes –antes de que el Kirschnerismo alterase su conformación-.
Sí se introduciría una modificación no menor, en orden a la representación que cabría asignarle a las Cámaras Legislativas ya que, en vez de tratarse de uno de sus miembros, se trataría de un representante  elegido por ellas.  Así se evitaría el episodio que ocurrió con el senador Godoy, y se aseguraría una intervención idónea en la labor del Consejo.
Por otra parte, el fundamento de dicha solución radicaría en sentar como premisa que ninguna de las dos actividades – la legislativa o la del Consejo- pueden ser tratadas como labores de medio tiempo. Se hace necesario, y en ello coinciden las distintas fuerzas políticas, que la jerarquía de las funciones a cumplir   exige una total dedicación.
Mientras tanto y tras el desarrollo efectuado respecto del Camarista Freiler, parecen enlistarse los futuros Magistrados sometidos al control de dicho Órgano. Entre aquellos que esperan su turno, se encuentra el Juez Rafecas, a quien, si bien se le reprocha haber rechazado la denuncia del Fiscal Nisman, se le reconocen virtudes académicas entre las que no es menor su trabajo sobre el holocausto.
Otro de los que esperan su turno es el Juez Lijo, vinculado a través de su hermano con el casi depuesto Freiler, pero de más difícil tratamiento, en primer lugar por su relación con el Presidente de la Corte Suprema –aunque ello le agrega entre sus enemigos a Lilita Carrió-   pero también por la entidad de las causas en trámite por ante su Estrado y por la popularidad que ha adquirido entre sus pares.
A pocos días de las elecciones se lo pudo ver a Florencio Randazzo en «Paesano» un nuevo restaurante italiano de City Bell, ubicado muy cerca del domicilio del candidato de CUMPLIR. Paesano es la expresión que utilizan los italianos que viven en el extranjero para referirse a alguien de su mismo origen.
Si bien nunca se caracterizó por su carisma, llamó la atención de quienes se encontraban en el lugar el gesto adusto del ex ministro. Su presencia pasó casi desapercibida y casi no hubo saludos. Por un lado, pudo comer tranquilo, por otro, lo habrá preocupado la poca empatía.
Algún rumor indica que si finalmente Lilita Carrió logra colocar a su mujer de confianza en la presidencia de la cámara baja provincial, Manuel Mosca (actual titular que aspira a reelegir) podría pasar a integrar el equipo de Vidal en el ejecutivo provincial. Dónde? En el área de gobierno que podría dejar vacante Joaquín de la Torre si decide volver a San Miguel para cuidar su pago chico.
Disputa en el massismo por el lugar que deja bacante en el directorio del Banco Provincia Daniel Arroyo, quien a partir del 10 de diciembre pasará a ocupar una banca en la cámara de diputados de la nación. El lugar en el banco se lo disputan varios. Entre ellos, el cuñado de Massa, Sebastián el «Patito» Galmarini y el platense Juan Amondarain , dos que terminan sus mandatos, el primero como senador provincial y el segundo como diputado también bonaerense.
Pasó desapercibido el apoyo que Diego Maradona le brindó ayer a Marcelo Tinelli en su plan de presidir la AFA (las elecciones son recién en el 2020). El vínculo entre el conductor televisivo y le gobierno se deteriora a pasos agigantados y crece su vinculación con los restos del peronismo. Hay quienes ya aventuran la posibilidad de contar con Marcelo Tinelli como candidato para enfrentar a Macri en el 2019. «Un outsider resolvería el problema kirchnerismo/antikirchnerismo hacia adentro del partido y permitiría consolidar todo». Incluso aventuran a Sergio Massa como candidato a gobernador.
Avanza también la unificación de bloques, o la conformación de un interbloque en el nuevo parlamento entre los integrantes del Bloque Justicialista, el Massismo, algunos diputados solitarios y  algunos pertenecientes al bloque K. Si bien se habla de Graciela Camaño como posible jefa no hay nada cerrado, al contrario, habrá que esperar también su correlato en el senado. A varias personas llamó la atención la llegada conjunta del gobernador Verna (asociado en los últimos tiempos a posiciones k) con Miguel Pichetto.
Tendremos cambios de gabinete esta semana. Ya pasaron Lemus y Bruyialle pero se anticipa que no serían los únicos. También se espera la palabra del Ministro Ibarra quién estuvo estudiando con Marcos Peña reducción de dependencias en la administración nacional y sobretodo fusión de ministerios. Todavía quedan varias embajadas pendientes de nombramientos para refugiar ministros en caída.
El ex abogado de la constructora brasileña Odebrecht, Rodrigo Tacla Durán, arrestado en España a pedido de Brasil y en libertad provisional, precisó que pagaron pagó sobornos a unas mil personas.
«Cobraron gerentes de empresas públicas a jefes de Estado. Solo en Brasil hay 500 personas afectadas. Y existen políticos y altos funcionarios brasileños cuyos nombres no han trascendido», dijo.
Al abogado, de nacionalidad brasileña y española, era responsable del «departamento de sobornos» de la constructora, dedicado a coordinar las redes de corrupción para contratar en Brasil y otros países.
Fue reclamado por Brasil por presuntos delitos de cohecho, blanqueo de capitales y organización criminal en el marco de la operación «Lava Jato», (investigaciones en torno al caso Odebrecht) pero no será extraditado después de que la Justicia española estimara el recurso interpuesto contra su entrega.
Odebrecht, durante años la principal constructora de América Latina, «lo arreglaba todo pagando» según Tacla Durán y establecía el primer contacto con los políticos en las campañas electorales, sugiriendo  «las obras que se incluían en los planes de gobierno».
El ex abogado, quien pasó dos meses en prisión en Madrid, aseguró que la compañía brasileña gastó al año «cerca de 260 millones de euros (305 millones de dólares)» en comisiones ilegales y que manejaba más de un centenar de empresas en paraísos fiscales.
«El dinero se movía en efectivo, a través de cuentas en paraísos fiscales y transferencias internacionales. La constructora, por seguridad, nunca pagaba en los países de origen del beneficiario», dijo. «Yo llegué a la constructora en 2011. Pero la estructura ya existía desde 2006», agregó.
Negó que Odebrecht pagara solo 785 millones de dólares en sobornos, como reconocieron los responsables de la compañía ante la Justicia, y relató que un ex directivo del banco Meinl Bank declaró que esta entidad «movió 2.200 millones de euros». «Y trabajaba en exclusiva para Odebrecht».
Solo en Brasil «se desembolsaban 130 millones de euros (152 millones de dólares) al año en comisiones». «Cobraba hasta el conserje. Los sobornos salpicaron a todos los partidos. De derecha, izquierda… De Gobierno, oposición…», dijo el ex abogado.
Tacla aseguró que la constructora aceptó un acuerdo con  un reconocimiento de culpabilidad «porque existía mucha presión de los empleados. Si los directivos no hubieran accedido al acuerdo, los trabajadores lo habrían hecho individualmente. Y la empresa no habría controlado el proceso. Altos funcionarios y gobernantes de Latinoamérica temen mi confesión. Mi testimonio puede afectar a muchas personas poderosas en el mundo».
Odebrecht pagó coimas por US$ 14 millones para ganar un contrato de AySA. La constructora brasileña admitió que durante el kirchnerismo dio sobornos a Baratta, el número dos de De Vido, para quedarse con el proyecto de agua potable Paraná de las Palmas; figuran como nexos Carlos Wagner, Jorge «Corcho» Rodríguez y Raúl Biancuzzo
La constructora brasileña Odebrecht pagó coimas por al menos US$ 14 millones a funcionarios kirchneristas del Ministerio de Planificación Federal y de la empresa pública Agua y Saneamientos Argentinos (AySA). Así fue que obtuvo el contrato para la construcción del Sistema de Potabilización Área Norte, según surge de documentos secretos de la investigación Lava Jato, investigados por Hugo Alconada Mom desde “La Nación”.
Odebrecht pagó la coima a través de los intermediarios que están sospechados de canalizar los sobornos del contrato para la extensión de las redes de gas: Carlos Wagner -por entonces presidente de la Cámara Argentina de la Construcción- y Jorge «Corcho» Rodríguez. Está también involucrado Roberto Baratta, mano derecha de Julio De Vido.
Wagner, dueño de la constructora Esuco, le comunicó a Odebrecht las condiciones para participar del negocio. Primero, les dijo, debía integrar un consorcio junto a otras tres empresas locales: Benito Roggio, Cartellone y Supercemento, mientras que Esuco iría con otra constructora brasileña, Camargo Correa, por el contrato mellizo del proyecto en Berazategui. Y segundo debía aportar millones para «pagos indebidos» a funcionarios del gobierno; en particular, del entorno del entonces ministro Julio De Vido.”
“Odebrecht aceptó esas condiciones y el consorcio ganó el contrato por US$ 720 millones, más una ampliación por otros US$ 69 millones. Pero aun así, el consorcio padeció atrasos en los pagos tras la muerte del ex presidente Néstor Kirchner que sólo se solucionaron con la aparición del «Corcho» Rodríguez y el pago de más sobornos.”
Al igual que ocurrió en el contrato para la extensión de las redes troncales de gas, sin embargo, la muerte del ex presidente Kirchner trastocó la interacción con el gobierno, que acumuló atrasos en los pagos por US$ 53 millones con el consorcio, que optó por paralizar la obra.
“Según relató Mameri ante la justicia brasileña, el «Corcho» Rodríguez contactó al entonces director de Infraestructura de Odebrecht en la Argentina Rodney Rodrigues de Carvalho, para destrabar los pagos en nombre de Baratta, la mano derecha de De Vido en el Ministerio de Planificación.”
 “Rodríguez propuso que el consorcio pagara coimas por cada tramo que destrabara de la deuda. Y que debían pagarle con transferencias a las cuentas que él les indicara. Esa sería, les aclaró, la única forma de que el gobierno priorizara al consorcio”.
“¿Cómo fue la «ruta del dinero»? Según los documentos analizados por el consorcio liderado por IDL que integra LA NACION, los fondos que recibió Biancuzzo tras la intermediación de Wagner continúan en las sombras. Pero la operatoria vinculada al «Corcho» Rodríguez comienza a salir a la luz.”
“Esos fondos salieron de los bancos Credicorp Bank SA, de Panamá, y el Meinl Bank, de Antigua y Barbuda, a través de cuatro sociedades offshore. ¿Su destino final? Una cuenta en el banco Itaú de Uruguay abierta a nombre de una sociedad operativa en la zona franca de Montevideo.”
Marcelo Odebrecht, Jefe del holding de la constructora brasileña terminó preso, condenado a 19 años y medio de prisión por el juez a cargo de la megacausa Lava Jato, Sérgio Moro, para luego acogerse al régimen de la delación premiada y confesar sus crímenes a cambio de reducir su estancia en la cárcel. Uno de sus hombres de máxima confianza, Luiz Alberto Mameri, fue el que delató las maniobras irregulares en la Argentina, en el proyecto para la potabilizadora de AySA
“La constructora admitió pagos de coimas por US$ 14 millones a funcionarios del Ministerio de Planificación Federal durante el kirchnerismo y señaló a Baratta, la mano derecha del ex ministro Julio De Vido. Según el arrepentido brasileño, Jorge «Corcho» Rodríguez contactó al director de Infraestructura de Odebrecht en el país (Rodney Rodrigues de Carvalho) para destrabar el pago de sobornos en nombre de Baratta
Jorge «Corcho» Rodríguez, figura como el intermediario de canalizar los sobornos de Odebrecht. Su nombre ya había aparecido en una maniobra similar: las coimas que admitió la constructora por la extensión de las redes troncales de gas
Raúl Biancuzzo, entre 2007 y 2011 se desempeñó como director de Infraestructura de AySA, la empresa estatal que suministra el servicio de cloacas y agua potable. Estaba a cargo de licitaciones, contrataciones y ejecuciones de obra. Lo acusan de haber recibido el primer tramo de las coimas (unos US$ 7,6 millones). Su nombre ya está bajo la lupa de la Justicia: es uno de los 29 acusados a los que el fiscal Federico Delgado pidió indagar
Carlos Wagner, Dueño de Esuco y ex titular de la Cámara de la Construcción, según Odebrecht, fue el que le comunicó las condiciones para participar del negocio. Les dijo que debían integrar un consorcio junto con otras empresas, entre ellas la de él, y luego informó sobre «los pagos indebidos» a funcionarios del gobierno (por entonces gobernaba el kirchnerismo)