PANDORA

0
95

Desesperación es lo que se vive por estas horas en el Instituto Patria. Los números no son alentadores y se elabora todo tipo de estrategias para romper la caída que está sufriendo la ex presidenta en las encuestas. Entrevistas, bailes de zumba, programas juveniles, visitas al territorio, etc. En todas las encuestas que reciben la diferencia con Bullrich está entre los 5 y los 10 puntos.
La Unidad de Investigación Financiera de Mariano Federici y la Superintendencia de Seguros de la Nación en manos de Juan Pazo se han transformado en una pinza de información finísima para atrapar sindicalistas con papeles flojos. Así lo asumió Víctor Santa María y así parecieran temer otros sindicalistas que, tentados por la posibilidad del blanqueo, se apresuraron a blanquear divisas sin contratar contadores y abogados suficientemente avezados. A partir de la gestión de su padre, los Santa maría han tenido más de un tropiezo judicial. Y son voceros de la ex Presidenta a partir de sus medios. Se sabrá de donde viene y vino tanta plata. Como adalid de los porteros Víctor está falto de votos porteños para refugiarse de la justicia.
En el bunker de Randazzo el clima no es tan negativo, proporcionalmente es el candidato que menos votos pierde en esta elección respecto de las PASO. Incluso más, tiene perspectiva de crecimiento. No pasa lo mismo en el massismo que ven como diariamente sus votos se van trasladando a las huestes de María Eugenia Vidal.
Esta semana fue noticias Joana Picetti, la candidata número 8 de la lista del PRO en Capital. La presión para que renuncie se redoblará en estos días. Pesa sobre ella una denuncia sobre abuso y maltrato sobre sus hijos. Nadie sabe bien cómo terminó ocupando un lugar como ese en la  lista. Sin mujeres para proponer, se la propuso en la certeza que no ingresaría. Los buenos números de Carrió podrían ubicarla. Eso, si no renuncia.
No existen dudas sobre el efecto revulsivo que ha adquirido el caso Maldonado, cuyas consecuencias parecerían caer solamente sobre los hombros de los integrantes del Poder Judicial. Al día de hoy, la responsabilidad sobre lo que vaya a saberse sobre el desafortunado episodio  no es achacable ya,  a ninguna mala acción del personal de la Gendarmería, sino a la inoperancia de los Jueces,  a los que les toca decidir quién es el responsable o  dilucidar qué es lo que ocurrió, en  aquellos lejanos parajes de la Ruta 40.
En un suave declive, el crédito del Poder Judicial se desliza a un trágico final. Se ha generado la convicción en la sociedad que, tal como se encuentra estructurado al día de hoy, su actividad es inútil a los fines de lograr el sostenimiento de la República. Se repara en sus errores o demoras,  y nada en sus aciertos, si los tuviere.
En esas condiciones, la sensación del hombre común tiende a estimar innecesaria su existencia, alternativa alimentada por los medios periodísticos que   no dejan de opinar sobre las materias que deberían ser resueltas por los Magistrados. Obviamente, la mayor difusión y el anticipo de aquello que debiese decidirse, pone en desventaja los pronunciamientos judiciales que, o llegan tarde, o no se parecen a lo anticipado, por lo que se alejan de aquella sensación de Justicia, previamente instalada.
Solo el tiempo dirá la magnitud del daño que se inferirá a este Poder del Estado que, en numerosas ocasiones, ha dado razones para que se descrea de él. Sin embargo, no es posible suponer que, sin rescatarlo, el estado podrá salir adelante.
Hoy día, la mayoría de los temas que interesan a la sociedad se encuentran, de un modo u otro, vinculados a su actividad. La corrupción que pudo haber existido durante la Administración anterior, se encuentra sentada frente a miembros del Poder Judicial. El ex Vicepresidente, el ex Ministro de Planificación, sus Secretarios de Estado, la Presidente y sus empresas, sus hijos, Milagros Sala y cualquier otro individuo que pueda haber participado de hechos reprobables depende de la decisión de los hombres de negro.
De igual manera, la muerte del Fiscal Nisman, depende para su esclarecimiento de aquello que vaya a decir la justicia, no siendo una posibilidad lejana, que la misma querella se aleje del tema, una vez obtenido su propósito de demostrar que lo ocurrido no fue un suicidio, dejando en manos del Estado establecer quienes han sido sus autores.
Como corolario de la situación generada por lo dictaminado en los cuerpos periciales de la Gendarmería, resulta atrayente para el análisis, el modo en que la Corte Suprema se ha alejado de su propio cuerpo pericial, respecto del que ha señalado que actuó bajo las órdenes y supervisión de la Fiscal Fein.
Sin esfuerzo puede verse entonces,  la significación que para las Instituciones tiene que la Justicia recupere su prestigio,  de modo que sus  decisiones merezcan el respecto de una sociedad que debe recibir sus pronunciamientos con la certeza de que los mismos representan la verdad y contienen la equidad que se le reclama.
En ese camino se trabaja intensamente en establecer un marco normativo que pueda resolver definitivamente la situación de la Procuradora Gral.  Gils Carbó, cuyos días parecen aproximarse a la concreción de su alejamiento del cargo que se le disputa.
Suponiendo que ello podría ocurrir a la brevedad, ha aparecido en el escenario una nueva candidatura que, por lo sorpresiva, ya ha generado comentarios, es que  la Juez del tribunal Supremo de la Ciudad, la Dra. Weinberg –ex miembro del Tribunal que juzgó los crímenes en Ruanda- ha aparecido en el escenario como una posible candidata.
Si bien su gestión en un Tribunal Internacional –obra de su marido el embajador Eduardo Roca- parecería darle pergaminos para su nueva aspiración (aunque el escándalo surgido en torno del ex Fiscal Moreno Ocampo, ha deslucido el brillo que daba integrar esos Tribunales), no lo es menos que ya se escuchan comentarios entre los miembros del Ministerio Publico, respecto de la aptitud que podría poseer para comandar  a los miembros díscolos, introducidos allí por la Funcionaria saliente –si lo fuera-.
 El Pontífice Francisco ha decidido no visitar a la Argentina en el 2018, en su visita a países limítrofes de Sudamérica. De este modo desmiente a los obispos que se atrevieron a adelantar la inclusión de la Argentina en su gira. Hay chirridos en el episcopado argentino.
Los motivos del Santo Padre serían las divisiones y asperezas que sufre la política argentina. En segundo lugar – y dicho con todo respeto- la grieta que sufre el Papa en el propio Vaticano es más grave que el caso argentino. Y en todo caso se amplía.
Algunas observaciones tangenciales: Francisco es octogenario y tuvo a voceros de dudosa competencia. Los está eliminando de a poco: el embajador Valdés,  Guillermo Moreno, Gustavo Vera. Se afirma Juan Grabois, tan ocupado con su movimiento de excluidos. Es hijo de un dirigente, quien abrevió su apellido.
La conferencia Episcopal argentina cambia de autoridades. Ha concluido el ciclo Arancedo y el reemplazo entre los obispos es monseñor Polli, un príncipe de la iglesia capaz, independiente y muy respetado. Tal vez  algunas de estas razones- la firme opinión propia- produzca el rechazo de su Santidad. Su candidato es monseñor Ojea, un hombre de bien con preocupaciones sobre la pobreza. Las cosas en la Argentina no le son ajenas y pretende mantener su control.
Un notorio religioso islamita –que bien conoce al Pontífice- sostiene una tesis atrevida: él quiere visitar a la Argentina como ´protagonista de “una reconciliación nacional”. Es probable pero hasta ahora esos intentos en política internacional, no le han resultado en los casos Colombia-Venezuela y Estados Unidos-Cuba. Dios dirá…
Otra versión sobre las libertades que aprovechó Cistina en sus diálogos con el Vaticano, se deberían al apoyo material prestado por la ex presidenta, a las finanzas frágiles de la Iglesia.
Entre tanto el Sumo Pontífice se recuesta en su orden religiosa, a la cual no le prestó tanta atención cuando moraba en Buenos Aires. Ahora son los jesuitas quienes le prestan su  apoyo intelectual.
El Vaticano una auténtica rebelión tradicionalista, que no duda en llamarlo “hereje”, mientras comienzan a elevarse voces que piden su “impeachment”. .
El sitio web www.correctiofilialis.org, afirma que recoge firmas para las acusaciones de herejía respaldadas por 62 supertradicionalistas católicos.
Las acusaciones contra el Papa de difundir errores interpretativos de la religión, algo inédito en la historia de la Iglesia, llegaron bajo la forma de correcciones formales al texto papal Amoris lætitia, llamadas, con no poca hipocresía, “correcciones filiales”. Fueron publicadas en simultáneo en sitios web relacionados con el vasto mundo anti-Bergoglio. Para el diario Il Giornale, las “correcciones” formuladas a Francisco son un paso hacia “el impeachment del Papa”.
“Si el camino del impeachment es estrecho, la protesta tomó un sendero distinto: cocinar a fuego lento al papa argentino para que sea él mismo quien admita los errores y, tal vez, presente su renuncia”.
Il Giornale recuerda que entre los enemigos de Bergoglio se extiende de buscar puntos de referencia teológicos alternativos a Francisco. “Textos y homilías de Juan Pablo II, Benedicto XVI, teólogos como Carlo Caffarra. Se mira hacia los obispos de Africa, y a la postura rígida de los polacos, que rechazaron en bloque las aperturas contenidas en la exhortación papal Amoris lætitiascrib.l Y subraya el diariodiario. “En EE.UU. –se expone la portada del Newsweek de dos años atrás con la pregunta ‘Is the Pope catholic?’.
Después de la polémica por George Pell -el cardenal australiano a cargo, a quien le fue concedida una licencia para enfrentar en su país un juicio por pedofilia-, el Papa removió al cardenal alemán Gerhard Müller, prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe (CDF).
Diversos medios italianos y alemanes de derecha consignaron que, al recibir en audiencia a Müller, Francisco le habría hecho saber que, al finalizar sus cinco años en el cargo, no le será renovado el mandato. Aunque no fue confirmado por el Vaticano, que prefirió el silencio, Francisco le habría ofrecido a Müller otro puesto en el Vaticano, que el purpurado habría rechazado, por lo que se espera que vuelva a Alemania.
Müller, teólogo conservador de 69 años, públicamente hizo saber que no coincidía con las posiciones del Papa. En especial, durante los dos sínodos sobre la familia y luego, al publicarse la exhortación apostólica «Amoris Laetitia», que les abrió las puertas a los divorciados vueltos a casar. Müller jamás digirió que pudiera haber una apertura en este tema, al igual que toda el ala conservadora de la Iglesia católica.
Müller quedó mal parado en marzo pasado cuando la irlandesa Mariel Collins, víctima de abusos en su infancia, renunció a su puesto en la Comisión para la Tutela de Menores creada por Francisco. Collins lo acusó de «falta de colaboración» y de una «vergonzosa e inaceptable reticencia».
Se mencionaron al cardenal estadounidense Sean O’Malley, arzobispo de Boston, al arzobispo Víctor Manuel Fernández, rector de la Universidad Católica Argentina (UCA) y muy cercano al Papa, y al arzobispo italiano Bruno Forte, para sustituirlo. Hoy, el principal candidato para suceder a Müller sería el cardenal austríaco Christoph Schönborn, arzobispo de Viena.
No es el único infortunio que sufre Francisco: la peste de la pedofilia persiste y hay problemas graves por el despido del Auditor General del Vaticano, Libero Milone, un hombre probo que investigaba las turbias finanzas y a sus responsables.
José María di Paola, el padre Pepe, recorre todos los ámbitos de ras cuatro villas que abarca el territorio de su parroquia, San Juan Bosco. Llega a ellos con las nuevas capillas que surgen en puntos diferentes a los que no era fácil acceder. Y ahora se expresa en «Radio Cristo de los villeros».
 “Yo creo que por un lado está la formación que da una radio, que complementa todas las acciones que hacemos en la parroquia. Formación en cuanto a transmitir que vea positivo y útil para lograr una presen- contenido, organizar una programación.»
La Iglesia católica necesita una en los medios de la que a veces carece. Vemos que hay muchas radios de otros cultos, radios que transmiten mensajes superficiales o de un cristianismo fanático que no contribuyen a mejorar la vida de la gente y a veces hacen daño. Confío que «Radio Cristo de los villeros» será realmente un instrumento interesante para el barrio.
La justicia brasileña pidió a su par de los Estados Unidos que no revele información sobre el caso Odebrecht a la Argentina, al considerar que el país no puede cumplir con el mantenimiento de los secretos tal como exige el acuerdo de delación premiada que permitió obtener declaraciones clave de ejecutivos y funcionarios.
La Procuraduría general de Brasil argumentó que tiene el deber de velar por el cumplimiento del acuerdo como los ejecutivos de Odebrecht.  Significa que las penas no pueden ser ampliadas por otras jurisdicciones. Planteó que no hay un equivalente a una ley de delación premiada en la Argentina.
El presidente Mauricio Macri envió a fin de año pasado al legislativo un proyecto para crear un marco regulatorio para un acuerdo semejantes a los realizados en Brasil. La propuesta todavía no fue aprobada.
Hay otro conflicto entre el Gobierno argentino y la procuradora general, Alejandra Gils Carbó, que sigue en funciones. Se la acusa a de no actuar con independencia en la búsqueda de informaciones sobre el desenvolvimiento de autoridades argentinas con Odebrecht.