LOS CINCO

0
49

 

En un clima político hostil, allá por 1951, Alfredo Bonino creó en la calle Maipú, la galería que lleva su nombre. Toda una novedad en tiempos de salas de exposición de gran porte como Van Riel o  Wildestein, más bien solemnes.  Al gobierno de entonces no lo entusiasmaba la innovación cultural o artística. En suma, la libertad. Y Bonino era eso.

Alfredo Bonino era un veneciano sagaz y refinado, que supo concitar a la talentosa y ensoñada Sarah Grilo (1917-2007), su marido, el españolísimo José Antonio Fernández Muro (1920-2014), el cuasi puntillista Miguel Ocampo (1922-2015), Kazuya Sakai (1927-2001), pariente cercano de la florería de la avenida Sata Fe  y por fin Clorindo Testa (1923-2013), pintor y escultor memorable. Es una pena pero ya no están entre nosotros.

EN 1960 el quinteto copó el Museo Nacional de Bellas Artes. Nació el “Grupo de los 5”. Este grupo se caracterizó por su excelencia, por el talento del galerista que supo juntarlos y también por el poder de convocatoria intelectual y social que tuvo en el oprimido ámbito donde les tocó funcionar unos cinco años. Merecen  recuerdo perdurable y agradecimiento. Y desde ya volver a admirar esa obra a quienes ya la conocen y descubrir a quienes aún la ignoran.

Hasta fines de mayo, la Galería Jorge Mara presenta una extraordinaria muestra de Sarah Grilo, Miguel Ocampo, Kazuya Sakai, Clorindo Testa y J.A. Fernández Muro.