¿LE CREO O NO LE CREO?

0
98

 

La consultora Synopsis, revela verdades incómodas para el Gobierno. Son 1.231 casos en todo el país, encuestados entre el 4 y el 8 de diciembre y con +/- 2,9% de margen de error. La imagen del Presidente, que en el arranque del otoño combinaba 69,2% puntos a favor y 28,8% en contra, llega a este verano invertida: + 38% y – 61,9% mal.

Lucas Romero es el responsable de la consultora. Lo fue cuando los vientos soplaban favorables al Presidente. Y ahora en el huracán: “Es un trabajo de cierre, de evaluación del primer año de gestión de Alberto Fernández. En términos generales el Gobierno termina con un diferencial negativo muy alto, 55%”.

Resultados de la encuesta::

«¿Ud. le cree a Alberto Fernández cuando habla?»

El 49,7% dijo que «no le cree nada» y el 11,5%, que «no le cree la mayoría de las veces«. Casi un 60% duda de la veracidad de su discurso.

Un 12,8% «le cree todo lo que dice» y un 17,3%, «le cree la mayoría de las veces«. Total de 30,1%.

“La imagen del Gobierno es parecida a cómo termina el Presidente, que tiene un 53% negativa y un 34% positiva”.

“Respecto al futuro sigue predominando la mirada pesimista o negativa, ya que más de la mitad de la gente cree que el año que viene va a estar peor”.

“Nos interesaba evaluar la credibilidad del presidente después del año muy complejo que tuvimos, nos llamó la atención las respuestas cuando le preguntamos a la gente si le cree”.

“Un 30% le cree todo o la mayoría, un 10% a veces sí y a veces no y un 59,4% dice que no le cree la mayoría de las veces o nada”.

“Identificamos tres factores explicativos: asistimos durante todo el año a la contradicción entre el Alberto de los archivos y el Alberto presidente. Otro factor es que al transcurrir el mandato, empiezan a aparecer promesas incumplidas”.

“El llenar la heladera, prender la parrilla, en parte fue incumplido. Y el tercer factor se vincula directamente ale el ejercicio de la presidencia y que estuvo caracterizado por un Presidente que habló mucho pero no terminaba de cumplir”

“Como los jubilados que no iban a perder contra la inflación, el gran acuerdo social o los temas sanitarios que decoraron este primer año. Va desde el presidente diciendo que la OMS recomendaba tomar bebidas calientes, de cuándo llega el pico y todo lo de las vacunas”.

“Hay un dato interesante, el promedio de imagen de los dirigentes da -22% porceptuales, eso habla de una imagen generalizada. Vemos una dirigencia con una ponderación baja”.

Larreta tiene 44% de positiva vs 34% de imagen negativa, es de los pocos que tiene diferencial a favor”.

“El dato destacado; a pesar del deterioro presidencial Alberto Fernández sigue siendo el de mejor imagen en el oficialismo”.

“Para ponerlo en términos cronológicos estamos a nueve meses de volver a las urnas. Venimos viendo las perspectivas de las tendencias sin tener las ofertas electorales”.

“Tendencia de voto opositor: un 57% dice que votaría opositor y un 31% al oficialismo”.

“Esto muestra una cierta erosión en la base del Gobierno. Hay un 20% de desencantados que votaron al Frente de Todos pero hoy votarían a otras fuerzas”.

“Los que optaron por Mauricio Macri o las dos variantes más de derecha (José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión) no le creen «nada» (por arriba del 80%).”

“Opciones más de centro (entre los electores de Roberto Lavagna, más de un 42% no le cree «nada» y un 35,2%, «poco») y de sus propios votantes: un 17,3% duda de su palabra. Estos grupos en particular, se sintetizan como «los desencantados«.

“Podrían citarse tres carriles diferentes en los que el discurso del Presidente quedó bajo la lupa. El primero fue apenas aceptó acompañar a Cristina como cabeza de la fórmula. Fernández. Había sido particularmente duro con el Memorándum con Irán  firmado por la ex mandataria. Tuvo que desdecirse en  un tema sensible de índole penal. Ya en el ejercicio del poder, pegó una voltereta sobre la situación de Amado Boudou, el ex vice condenado por el caso Ciccone.”

“Los dichos del Presidente generan dudas cuando presenta como propias iniciativas que llevan el sello de la vice. Uno de los ejemplos más brutales fue el cambio en la fórmula jubilatoria. Cristina deshizo en el Senado el ajuste que se había estipulado en Economía y la Rosada. Fernández dijo luego que en realidad era una idea de él. En la misma línea podrían sumarse las interpretaciones optimistas que les da a duras críticas de la vice a sus funcionarios más cercanos”.

“Por último, el Presidente quedó expuesto con anuncios fallidos, como los vinculados al volumen y los tiempos en los que llegaría la vacuna rusa; o con las ya famosas filminas que utilizaba para las prórrogas de la cuarentena y por las que debió soportar varias desmentidas internacionales”.