LA OPCIÓN: SALUD Y ECONOMÍA.

0
132

 

Una ediorial del Financial Times, de gran influencia en la universo empresario, sostiene: “El Covid-19 expuso al mundo a su mayor desafió de los últimos tiempos. Ahora es necesario administrar tanto la enfermedad como su impacto económico. No se trata de encontrar una simple solución intermedia. Al contrario, para revivir la economía es necesario controlar el virus. Pero el tiempo también es limitado. Los gobiernos deben utilizar lo que tienen de manera inteligente y eficaz.”

“Las economías se caen por un precipicio. Los 6,7 millones de solicitudes de desempleo de la semana pasada no tienen precedentes. La OCDE sugiere que cada mes de cuarentena disminuirá el crecimiento de este año en dos puntos porcentuales. A menos que la paralización de la actividad sea breve, ésta será la mayor contracción de la historia.”

“Sin embargo, la conclusión no es que hay que abandonar las cuarentenas, sino que es imprescindible hacerlas funcionar lo más rápido posible. En cambio, si se permite que la enfermedad avance de manera desenfrenada, se corre el riesgo de que los sistemas de salud colapsen y se pierdan vidas comparables a las de las guerras mundiales. Una gran proporción de los principales economistas coincide en que vale la pena pagar el precio de sufrir una fuerte contracción con tal de garantizar el control de los contagios. En cualquier caso, las economías no estarían canturreando si no hubiera aislamientos obligatorios. Mucha gente igual se encerraría voluntariamente.”

“Teniendo en cuenta las vidas que se pierden y todos los demás daños que genera una pandemia descontrolada, las cuarentenas son un acierto. Pero el aislamiento estricto no puede duran mucho tiempo sin que provoque un perjuicio intolerable. Hay que atenuar ese daño asegurando que todos tengan ingresos adecuados y que sobrevivan las empresas viables. Conscientes de eso, los gobiernos con margen fiscal crearon una serie de programas. Y los bancos centrales intervienen agresivamente.”

“Ahora el foco de atención de quienes diseñan las políticas deben estar en necesidad de organizar una respuesta mundial a esta pandemia.”

“Sin embargo, es vital también que las autoridades logren al menos otros cuatro objetivos concretos durante las cuarentenas: reducir la curva ascendente de las infecciones; que los sistemas de salud sean capaces de manejar el flujo de pacientes hasta que haya curas o vacunas; crear capacidad de hacer tests, rastrear y aislar gente; y generar formas de mantener segura a la población vulnerable.”

“Los gobiernos deben tratar de alcanzar estas cuatro metas esenciales en muy pocos meses.”

“Es poco probable que dispongan de mucho más tiempo antes de que los costos económicos y la agitación social se vuelvan insoportables, aunque cuanto más generoso y eficaz sea el apoyo que pueden ofrecer, más tiempo tendrán. Mientras administran el regreso al trabajo, los gobiernos también deberían buscar el asesoramiento de expertos en economía y actividad empresarial, como lo hacen en las cuestiones sanitarias.”

“Aunque los gobiernos de países de altos ingresos logren todo esto, eso no un regreso a la normalidad. Seguirá siendo necesario hacer grandes esfuerzos para controlar la propagación mundial del virus y ayudar a contrarrestar los daños en los países más vulnerables.”

“Las próximas son semanas cruciales. Los gobiernos han decidido, con razón, cerrar sus economías. Pero deben hacer que los sacrificios valgan la pena. Tener que hacerlo de nuevo sería una agonía para las sociedades. No hay más que un breve período en el que se pueden lograr un control seguro de la enfermedad y por lo tanto re abrir la economía con relativa seguridad. No hay que desperdiciar esa oportunidad. Hagan que estas cuarentenas funcionen. Todas las torpezas de los últimos meses tienen que terminar.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here