LA CAIDA

0
81

 

Dos consultoras (D’Alessio IROL y Berensztein), miden una abrupta caída en la gestión de Alberto Fernández: en siete meses pasó del primer puesto al noveno, en una tabla que compara a unos 30 dirigentes de todo el país.

El sondeo se hizo en enero. Son 1.264 casos. Las dos consultoras fueron midiendo a Alberto Fernández desde mayo de 2019, cuando Cristina Kirchner lo nominó como candidato a presidente.

Daniel Fernández se inició con 38 puntos de positiva a principio de la de la campaña. Tras la victoria en las PASO -octubre de 2019- marcó  52 puntos.

En marzo del 2020, el Covid lo llevó a 60 puntos. Desde mayo la caída fue constante. La reciente medición señala 40% a favor. Semejante al comienzo como candidato. En julio del 2020 Horacio Rodríguez Larreta lo sobrepasa. El jefe de Gobierno porteño capitalizó el escenario político de la pandemia.

El Presidente bajó también en agosto y septiembre 2020, se mantuvo estable entre octubre y noviembre y luego retomó la caída.

Con los 40 puntos de la última medición comparte el noveno puesto con el intendente Jorge Macri y bajó otros dirigentes de Juntos por el Cambio: Rodríguez Larreta (54%), María Eugenia Vidal (48%), Patricia Bullrich (48%), Diego Santilli (46%), Martín Lousteau (42%), Elisa Carrió (42%), Luis Juez (41%) y Mario Negri (41%).

La valoración del Presidente consigna para D’Alessio IROL y Berensztein con 56% de negativa y 4% de «ns/nc».

Las consultoras ilustran la Imagen Fernández según la afinidad política del encuestado. Ha perdido el apoyo de los votantes opositores en los meses de marzo y abril. Tiene 77% de imagen a favor entre los votantes K y un 1% entre los macristas.

El estudio también muestra los números de la gestión y otros datos vinculados a la pandemia. Estas son las principales conclusiones:

– «El COVID-19 impacta en la visión negativa de la situación económica actual, que no se recupera desde su inicio en Argentina, marzo 2020 (14 puntos abajo). También, incide sobre el amesetamiento del optimismo respecto al futuro (10 puntos menos desde febrero)».

– «En general, la gestión del Gobierno presenta una imagen negativa. Se mantiene la baja satisfacción con la gestión nacional (respecto a abril cae 15 puntos entre votantes del Frente de Todos y 18 entre los de Juntos por el Cambio)».

– «Una parte del futuro político respecto al resultado de las próximas elecciones legislativas sigue dependiendo de cómo el Gobierno maneje la situación económica».

– «Diferencias en la esperanza de un futuro mejor entre el nivel medio alto (27%) y medio (42%) y medio bajo (43%). La desaprobación de la gestión también aumenta con mayor nivel socioeconómico y en los mayores de 55 años.

– «El temor a la situación económica actual y futura ocupa el papel central en las preocupaciones: la inflación, que se consolida en el primer lugar de los problemas actuales, retomando valores previos a la pandemia e incertidumbre y/o falta de confianza en propuestas y acciones. El menor temor al contagio es una de las explicaciones de los encuentros masivos y menor uso del protocolo entre votantes oficialistas y de las fiestas clandestinas entre los más jóvenes».

LA EROSION

Calibar, el rastreador, es un excelente informe estratégico hecho por un distinguido grupo de analistas políticos, entre los que se cuenta Luis Tonelli, Fabián Calle y Mateo Goretti. En este caso el autor es  Nicolas Solari, master en Opinión Pública por la Universidad de Connecticut y director del Real Time Data.

“Unidad y control de la calle son elementos esenciales pero insuficientes frente la compleja trama social y económica que atraviesa a la exhausta sociedad argentina. Son esenciales porque sin ellos el gobierno estaría discutiendo la gobernabilidad del día a día, pero insuficientes porque por si solos no aseguran la supervivencia del proyecto.”

“El Monitor Mensual de Opinión Pública de Real Time Data viene registrando de forma sostenida una erosión permanente de los indicadores de apoyo gubernamental. Desde la cúspide de su popularidad, en abril del año pasado, el Presidente perdió 36 puntos de apoyo y en febrero perforó por primera vez el piso de los 40 puntos. Esa gigantesca sangría de capital político tiene dos momentos diferenciados: de mayo a septiembre de 2020, el gobierno perdió el apoyo de los votantes opositores que habían decidido respaldar al presidente ante la emergencia de la pandemia; de octubre en adelante el oficialismo comenzó a perder apoyos dentro de su misma base electoral. El último trabajo de Real Time Data, registra que el 26% de quienes votaron al Frente de Todos en octubre de 2019 desaprueba el modo en que Fernández está gobernando.”

“Para quienes en 2019 apoyaron la boleta del Frente de Todos, los motivos del desencanto tienen una raigambre económica que se relaciona con la profundidad del parate económico primero, la finalización de los programas de ayuda estatal como el IFE y el ATP después, y la disparada inflacionaria en las semanas recientes. De acuerdo a los datos de Real Time Data, durante febrero un 59% de los argentinos dijo que el principal problema que los afecta de forma directa es económico, porcentaje que fue por primera vez más elevado entre los simpatizantes del gobierno (66%) que entre los opositores (54%). El horizonte tampoco es alentador: sólo uno de cada diez encuestados confía que la economía se normalizará este año.”

“Las elecciones de medio término suelen prestarse a variadas lecturas y la de este año no será la excepción. En este sentido, hay múltiples claves con las que interpretar el veredicto de las urnas. El más concreto es probablemente el menos relevante. En términos institucionales la elección pondrá en juego 127 bancas en la Cámara Baja y 24 en el Senado. La matemática indica que el oficialismo mantendrá su mayoría en la Cámara Alta, sin importar lo que pase, y que probablemente se quede corto de alcanzar el quórum en Diputados.”