GUGENHEIM DESDE CASA.

0
120

 

El museo Guggenheim, que ha puesto a disposición más de 200 libros de arte para descargar de manera gratuita desde su maravillosa sede de Nueva York.

Su archivo histórico  se centra en la obra de los grandes nombres del arte moderno.

El archivo puede navegarse por artista, año de publicación, temática e idioma (entre otras categorías) hasta obras que datan de 1926. Los catálogos se pueden descargar en distintos formatos, incluidos Kindle y PDF, con un pequeño formato de registro.

Es un tour digital a través un tour virtual a través de Google Arts & Culture y una serie de audio guías (con información sobre las exhibiciones, la colección permanente y la arquitectura del edificio) en la aplicación Bloomberg Connects, disponible en Apple App Store o Google Play Store.

 

En 1943, Frank Lloyd Wright le prometió al coleccionista de arte Solomon R. Guggenheim “un edificio alto, novedoso, con dignidad monumental y una gran belleza”. Debido a las modificaciones del diseño y el alto costo de sus materiales, el museo abrió sus puertas hasta 1959, dejando claro que el arquitecto estadounidense no sólo había cumplido su palabra, sino que había creado su obra maestra. Como todas las creaciones de Lloyd Wright, este edificio fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2019.

Por fuera, el Guggenheim es un inmueble circular color blanco ubicado en la Quinta Avenida. Su charme radica en el interior, con una famosa rampa espiral coronada por un gran tragaluz en la parte superior. Además de las exhibiciones temporales y la colección permanente —con obra de artistas como Kandinsky, Picasso y Malevich—, el museo ofrece tours arquitectónicos sin costo extra.

La noventena que estamos viviendo en la Argentina no nos permitirá saltar a estos templos de belleza. Tampoco las billeteras suelen ser tan pródigas. Las opciones de la encerrona tienen por consuelo le lectura y como castigo el terrible show televisivo de la pandemia: visitar este fantástico museo desde su casa. Si ya estuvo, vale la pena su revisión. Y si es la primera vez quédese  en casa: es todo un programón.