FRANCIA FALTAN ONCE DIAS.

0
41

 

Victor Mallet*. El presidente Emmanuel Macron busca con frenesí votos de la clase trabajadora para asegurar la victoria frente a su eterna rival de extrema derecha, Marine Le Pen. Será el 24 de abril  en la segunda y última ronda de las elecciones presidenciales francesa.

Macron se reunió con votantes en una ciudad pobre post-industrial en el norte de Francia donde Le Pen ganó un apoyo considerable. Tiene previsto visitar otra ciudad de su rival en el este de Francia.

Le Pen se empeña relanzó su campaña al norte de Borgoña para hablar con los agricultores sobre la inflación y los altos costos de insumos como el combustible y los fertilizantes.

En las elecciones del domingo, Macron y Le Pen se clasificaron para la segunda vuelta -como en las últimas elecciones de 2017- con el 28% y el 23% de los votos respectivamente.

A pesar de su ventaja en la primera ronda, el presidente liberal se enfrenta a una carrera de reelección muy ajustada. Muchos de los que votaron a los 10 candidatos eliminados se inclinan por las políticas económicas proteccionistas de Le Pen y su marca de nacionalismo antiinmigración y euroescéptico.

Más de un tercio de los residentes en el padrón no votaron el domingo. la mayoría votó por Le Pen o por el candidato de extrema izquierda Jean-Luc Mélenchon.

Tanto al Norte Denain como en el lugar donde hará campaña Macron, los votantes valoraron el enfoque de Le Pen en el aumento del costo de vida, en particular el aumento de los precios del gasoil y la nafta desde el inicio de la guerra en Ucrania.

Macron tratará de deshacerse de su imagen de elitista fuera de lugar y destacará los beneficios de sus reformas económicas para los ciudadanos de a pie y su plan para el pleno empleo, al tiempo que señalará los defectos del manifiesto de Le Pen de proteccionismo y «localismo» orientados al interior.

Al igual que Le Pen, ha ofrecido a sus antiguos rivales un papel en la dirección del país, en un intento urgente de asegurar sus votos en las próximas dos semanas.

El ascenso de Marine Le Pen dinamiza la recta final de las elecciones presidenciales

«Estoy dispuesto a inventar algo nuevo para reunir diversas creencias y sensibilidades para construir con ellas un proyecto común al servicio de nuestra nación en los próximos años», dijo Macron a sus seguidores. Le Pen sigue pronunciándose contra la inmigración y la delincuencia. Insiste que pretende ser «presidenta de todos los franceses».

Richard Ferrand, que encabeza el partido de Macron en la Asamblea Nacional, reconoció que el Presidente tendría que ir más allá de un ataque frontal a las políticas de Le Pen dirigidas a los musulmanes e inmigrantes.

«Así que tenemos que profundizar y explicar lo que proponemos y lo que propone exactamente la señora Le Pen».

Bruno Cautrès, profesor de política en Sciences cree la campaña de las próximas dos semanas sería «muy intensa». Macron tlene dificultades para convencer a los votantes de izquierda de su 0sinceridad y, a diferencia de lo que ocurrió en 2017 -cuando era un recién llegado a la política desde el centro liberal-, ahora se enfrenta a un frente «anti-Macron» al igual que su rival se enfrenta al mismo «anti-Le Pen» que la privó de la victoria hace cinco años.

«Y si Macron gana no será la misma victoria que en 2017. Será mucho más difícil para él y su campaña reformista», ha dicho Cautrès. «Tiene que responder a las demandas de justicia social (…). Habrá fuertes tensiones políticas».

Emmanuel Macron y Marine Le Pen pasan al ballottage por la presidencia en Francia.

Incluso en la primer noche electoral cientos de manifestantes antifascistas y anticapitalistas tuvieron que ser dispersados por la policía tras tomar las calles de Rennes y Lyon, recordando algunas de las manifestaciones antigubernamentales de los chalecos amarillos (gilets jaunes) que asolaron la primera mitad de la presidencia de Macron.

Los candidatos perdedores y los partidos políticos, por su parte, han pedido dinero a sus seguidores. Valérie Pécresse, del partido conservador Les Républicains, obtuvo un resultado inferior al umbral del 5% por encima del cual el Estado reembolsa los gastos de campaña.

Dijo que el partido se encontraba en una «situación crítica» tras gastar 7 millones de euros (u$s 7,61 millones) que no serían reembolsados, mientras que ella misma había contraído una deuda personal de 5 millones de euros (u$s 5,44 millones). «Necesito urgentemente vuestra ayuda», dijo el lunes. «Se trata de la supervivencia de Les Républicains y de la derecha republicana».

Europe Ecologie-Les Verts, el partido verde francés, también dijo que se encontraba en una situación financiera crítica tras gastar unos 6 millones de euros (u$s 6,52 millones) porque su candidato Yannick Jadot sólo obtuvo un 4,6%.

En once días se sabrá el resultado. A través de su historia Francia ha señalado más de una vez con su índice el destino de Europa. Habrá que ver cuánto aporta esta vez en la espesa trama rusa. No será por cierto la primera vez.

 

Victor Mallet es periodista y autor con más de tres décadas de experiencia.