EN EL FONDO

0
92

 

El banco de inversión JP Morgan pone en duda los alcances del acuerdo de la Argentina con el FMI. Le preocupan las trabas que existen en inversión y actividad económica.

Hay desacuerdos respecto a que la Argentina y el FMI. Es posible que lleguen a un acuerdo que no incluya las presiones económicas del país, infiere el banco de inversión JPMorgan.

JPMorgan supone que se alcance un acuerdo antes de mediados del año. Considera que tratará las «fricciones» clave que pesan sobre la inversión, las exportaciones en la actividad económica.

«Además, existe un riesgo creciente de un programa de baja calidad», subraya. Eso supone «simplemente la eliminación de las presiones de corto plazo sobre las cuentas externas (de Argentina) derivadas de los debidos reembolsos de los (anteriores) Acuerdos Standby del FMI».

En el último trimestre de 2020 Argentina dialogó con el Fondo Monetario sobre renegociar un programa vigente desde 2018 por u$s 57.000 millones, de los cuales se desembolsaron u$s 43.900 millones. Fue el programa de asistencia más grande en toda la historia del FMI. Se negoció en tiempo récord.

Tras ganar las elecciones en octubre de 2019, ya como presidente electo, Alberto Fernández señaló que no tomaría nueva deuda con el organismo. Se frenaron los desembolsos.

La magnitud de los vencimientos y el monto adeudado dificultaron  la capacidad de repago de la Argentina. JP Morgan apuesta a que el país “haga las cosas bien” tras su noveno incumplimiento soberano el año pasado.

En 2020, Argentina pudo reestructurar su deuda con acreedores privados, tenedores de títulos emitidos bajo legislación extranjera, por más de u$s 100.000 millones, lo que terminó con un el alivio de al alrededor de u$s 65.000 millones, la extensión de los plazos y la emisión de nuevos títulos a una tasas de interés menor a la mitad de la vigente antes.

Los bonos se cayeron desde su relanzamiento. Según JPMorgan  debido a que persisten las preocupaciones sobre la estrategia económica del Gobierno, apunta el banco de inversión.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, busca ahora un nuevo acuerdo con el FMI, basado en una línea de Facilidades Extendidas, para reemplazar el programa acordado.

El programa de facilidades extendidas tiene plazos de entre 5 y 10 años. Requiere de un programa de reformas económicas más estructurales para los gobiernos frente a las demandas del Fondo. Esas son las demandas de JP Morgan.

La implacable y respetada Siobhan Morden, de Ahmerdt Pierpont Securities, escribió “El riesgo de un retraso del programa del FMI hasta después de las elecciones”: “la Argentina necesita urgentemente un impulso a la confianza y los tenedores de bonos siguen esperando  un programa económico coherente. La normalización de las relaciones con el FMI es fundamental no solo para aliviar el estrés global  de la balanza de pagos”.

Wall Street comparte estas reflexiones. También conocen la decisión de Cristina Kirchner de mantener intacto el potencial político del Gobierno frente a las cercanas elecciones.