EL TRIUNFO DE VICTORIA

0
99

 

La pandemia golpea a los galeristas. No es un año fructuoso para el arte. Los chinos –con reservas- sostienen el mercado. Es natural; en tiempos difíciles los compradores invierten en los clásicos. Pero no abundan. Édouard Manet es un pintor codiciado. Muy de vez en cuando aparecen sus obras a la venta. Siempre fue muy cotizado. Un paisaje de las calles de Paris fue precio récord por años: u$s 25 millones en 1989. Pero ese precio fue borrado por su autorretrato fue pagado u$s 33 millones. Pero el Museo Getty compró una elegante dama con sombrilla en u$s 65 millones.

Son muy lindas también sus pequeñas flores y floreros de 33 x 24 cm que se venden en un promedio de 10 millones de dólares. Manet fue exitoso en vida y hoy se multiplica el interés por su obra. Su predilección fue el desnudo. En pleno auge del impresionismo escandalizó su  “Almuerzo en el Parque” que por fin se hizo conocer   en el Salón de Rechazados. Redoblona: una atractiva señorita –Victoria-comparte un pic-nic. Una lindísima mujer desnuda está de picnic con dos señores muy bien vestidos y una amiga que está en el fondo. Hasta hoy –no tanto- el Bois de Boulogne se presta a las correrías eróticas de los parisinos. Hoy no le preocupa a nadie. Los tiempos han cambiado.

La misma Victoria, una profesional, se presta a posar para “Olympia”, una obra cumbre.  Nunca se soñó que su belleza sería reconocida en todo el mundo. Y tal vez ni siquiera lo supo,tampoco sus admiradores íntimos. Pero al  fin de cuentas ¿qué importa?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here