EL TIEMPO SE ACABA

0
78

 

Financial Times*. Probablemente sea difícil de creer actualmente, pero Brasil y México alguna vez fueron la envidia del mundo. Sus economías crecieron más del 6% anual entre 1951 y 1980, casi tan rápido como los modelos de crecimiento de posguerra de Corea del Sur y Japón. Desde la crisis de la deuda de la década de 1980, América latina se ha quedado muy rezagada. En los últimos años, se ha hundido hasta el fondo de la categoría de mercados emergentes, con un rendimiento inferior al del Medio Oriente o África subsahariana.

La incapacidad de América latina para crecer genera muchas preocupaciones y muchas teorías. La baja productividad, la mala infraestructura, la corrupción y la inestabilidad política son temas recurrentes. Se critican a los gobiernos de izquierda de principios de la década de 2000 por no invertir suficiente riqueza del auge de las materias primas en la construcción de infraestructura competitiva o brindar educación y salud de alta calidad. Se culpa a la derecha por hacer muy poco para abordar la desigualdad arraigada, promover una competencia efectiva o desarrollar un sistema de impuestos más justo.

El coronavirus expuso cruelmente las limitaciones de América latina; el impacto sanitario y económico combinado de la pandemia fue el peor del mundo. Ahora el cambio está en el aire. En una serie de elecciones importantes, los votantes de la región se volvieron contra los oficialismos y eligieron a los radicales recién llegados. Perú y Chile se han desviado mucho hacia la izquierda; Ecuador, Uruguay y Argentina se han desviado hacia la derecha. Brasil y Colombia votan este año.

Afortunadamente, los abundantes recursos naturales de América latina significan que abundan las oportunidades. La región es rica en dos metales clave para la electrificación: cobre y litio. Hogar de algunas de las áreas más soleadas y ventosas del mundo, podría generar gigavatios de electricidad de muy bajo costo para producir y exportar hidrógeno verde.

La región se encuentra en medio de un auge tecnológico tan grande que atrajo más capital privado en la primera mitad del año pasado que el sudeste asiático. El banco digital independiente más grande del mundo, Nubank, es brasileño. El país pequeño de Uruguay es un exportador líder de software.

El esfuerzo por parte de los Estados Unidos para acercar la producción a sus costas podría dar un impulso a la fabricación en México y América Central. Brasil ha fomentado el desarrollo de una agricultura de alta tecnología competitiva a nivel mundial.

Para aprovechar al máximo estas oportunidades, América latina necesita adoptar soluciones pragmáticas que dejen atrás el debate ideológico. Esto debería comenzar con el axioma de que la riqueza primero debe crearse para ser compartida. Los ingredientes esenciales son un sector privado floreciente, un Estado en pleno funcionamiento, servicios públicos de calidad, el Estado de derecho y la inversión extranjera.

Los impuestos en algunas naciones son demasiado bajos, pero aumentarlos sólo ayudará si los ingresos generan ciudadanos más sanos, mejor educados y más productivos, y economías competitivas. Con demasiada frecuencia, en América latina, un gasto público más alto ha significado nóminas ampliadas y mayor corrupción, en lugar de mejores resultados.

Los ciudadanos de América latina están cada vez más inquietos. La tolerancia para los gobiernos, de cualquier tipo, que no cumplan es mínima. Su fe en los presidentes en función está siendo duramente probada.

Durante la última racha de crecimiento, México era un Estado de partido único y Brasil mayormente una dictadura militar. Si la región quiere evitar volver a caer en el autoritarismo populista, sus nuevos líderes deben demostrar urgentemente que la democracia puede generar un crecimiento sólido y sostenible y una prosperidad compartida. Eso significa abandonar el dogma y buscar el consenso en torno a políticas a largo plazo para construir Estados efectivos, fortalecer el Estado de derecho y crear economías competitivas a nivel mundial. El tiempo se está acabando.

*Editorial Financial Times 21-01-2022