DEL VATICANO A BUENOS AIRES

0
43

 

Las palabras van y vienen del  Vaticano a Buenos Aires y viceversa. Hay confidencias del Pontífice sobre la Casa Rosada y reacciones soterradas del oficialismo. Así el dúo gobernante compite por un mano a mano con Francisco.

Hay un abanico de malentendidos y de tensiones internas, tanto entre los obispos como en el gobierno nacional. No ha sobrado discreción. Trasciende una versión fidedigna desde el corazón del Vaticano: “El Papa está harto de la Argentina”. Eso no quita su interés por su país de origen: El plantón sufrido por el canciller argentino no ha sido suficiente. El Santo Padre persevera en su interés por la política criolla que frecuentó desde joven bajo la sombra del peronismo, en particular desde una de sus sectas.

A este tole tole se suma Elisa Carrió: la líder de la Coalición Cívica rechaza la benevolencia de Bergoglio con Vladimir Putin, a quien nunca condenó pese a invadir e iniciar una matanza y una guerra contra Ucrania. Cuestiona la intervención del Papa a favor de Cristina Kirchner y del gobernador del Chaco, Jorge Capitanich y su negativa a recibir al canciller Santiago Cafiero. “Deseo expresar públicamente mi vergüenza como católica por las actitudes del papa Francisco”, aseguró Elisa Carrió. La dirigente opositora criticó, además, a la “oscura” Fundación Scholas.

Desde su cuenta de Twitter, la ex diputada no perdonó a Francisco su reciente reunión a solas con el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich. «Deseo expresar mi vergüenza como católica», escribió. La señora Carrió hace referencia a la columna publicada en Clarín donde menciona la visita de Capitanich al Vaticano, con foto a solas con Bergoglio, por un tema de la fundación Scholas Ocurrentes.

“Leer editorial de Ricardo Roa en Clarín. A la benevolencia del Papa con el criminal de guerra Putín, se suma la intervención a favor de Cristina y Capitanich, y la oscura Scholas”, die Carrió. Recuerda haber sido una de las políticas que nunca pidió una audiencia con el Santa Padre.

“Deseo expresar públicamente mi vergüenza como católica por las actitudes del Papa Francisco, a quien conozco profundamente. Doy gracias a Dios porno haber pedido ni accedido a visitar el Vaticano desde que es Papa. Todo tiene un límite”, afirmó.

Un mes atrás, el Papa se había negado a recibir al canciller Santiago Cafiero, con la excusa de su problema en la rodilla. Pero en cambio mantuvo una audiencia con un grupo de misioneros y, un día antes, con un periodista de La Nación.

Juan Grabois, amigo de Francisco, le mandú una misiva a la indignada dirigente. “Estimada hermana Elisa, el príncipe de mentira siempre aprovecha nuestras frustraciones para infundir envidia, resentimiento y malicia. Intente refrenarlo. Le va a hacer bien a usted y al país. Fraternalmente”.

Y colorín colorado este cuento recién ha empezado…De acuerdo a “Clarín”Si hubiera algún mensaje del Vaticano producto de la casualidad, sería tanta casualidad que parecería un milagro. ¿Cómo resistirse a ver un mensaje en la foto del Papa, sonriente, con el gobernador y precandidato presidencial cristinista Jorge Capitanich, más sonriente y a solas? Bergoglio también recibió al intendente no K Fernando Gray, aunque eso sí: con foto colectiva. Francisco habla con palabras y con gestos que son fotos.”

Capitanich está lanzado hacia las elecciones del 2023. Como antes Alberto Fernández, Capitanich busca ser el señalado por el dedo de Cristina. Y por Bergoglio.

Scholas es una organización que importa más al Vaticano de Francisco. El Papa anunció que pasaba a ser oficialmente una “asociación privada de fieles”, un status propio dentro de la Iglesia. Sus dos jefes son ahora consultores de la Congregación para la Educación Católica. O sea, funcionarios de la Iglesia.

Circulan sin patente o con chapa del Vaticano, atraen donaciones de gobiernos y de empresarios con citas y fotos con el Papa cuyo tamaño habitualmente depende del tamaño del aporte. Estuvieron vinculados hace un tiempo con el barra brava Marcelo Mallo y su ONG Rescátame Argentina.

Juan Maquieyra, que diez años atrás saltó a la fama cuando cursando un máster en Harvard incomodó con sus preguntas a Cristina Kirchner. Maquieyra dirige la escuela Fratelli Tutti. Por su   mediación, la Ciudad le donó a Scholas en 2018 una sede en el Barrio 31.

Desde el Vaticano aseveran que el Presidente intentó sumar una reunión con el Pontífice en el marco de su reciente gira por Europa. Las fuentes –de primer agua- confirman que la vicepresidenta le interesa también un encuentro.

El malestar del Papa se vincula a la legalización del aborto promovida por el Presidente.  En el caso de Cristina, el vínculo con Francisco se fue achicando luego de la pontificia admonición “hay que ayudar a Cristina”. Según voceros de la Santa Sede, la Vicepresidenta abudó políticamente de esa relación.

La señora Kirchner se reposiciona: busca acercarse al Papa y mejorar su relación con Estados Unidos, a través de su embajador Stanley y su amable encuentro con la jefa del Comando Sur, generala Laura Richardson.

A quienes se proponen una proximidad papal, el Vaticano informa que debe tramitarse a través de la Cancillería de la Santa Sede.

A todo esto encuestas recientes marca una baja en la valoración de las autoridades políticas. Las diferencias comprenden a oficialismo y oposición. Las mayores se miden en los jóvenes de 18 a 25 años. Este hartazgo comprende también el frente eclesiástico, desde el Papa al obispado, por entreveros vinculados con una eventual corrupción. No en vano a los argentinos de a pie los sofoca la incertidumbre.