CUMBRE TORMENTOSA

0
62

 

El gobierno del presidente Joe Biden acusa a Cuba de tensionar la controversia sobre su exclusión de la Cumbre de las Américas organizada por Estados Unidos del 6 al 10 de abril.

Kerri Hannan, subsecretaria de Estado adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, dijo que los países que amenazan con no asistir a la reunión regional si Cuba, Venezuela y Nicaragua no son invitados,  deben asistir o perderían la oportunidad de trabajar con Estados Unidos.

Con la pronta adhesión de Alberto Fernández, hubo resistencia y sugerencia de boicot a la cumbre del 6 al 10 de junio. Lo impulsa un número creciente de líderes, incluido el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

La Casa Blanca aún no envió invitaciones y se negó a proporcionar detalles. Un funcionario de alto rango del Departamento de Estado dejó trascender que Cuba, Nicaragua y el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, probablemente serían excluidos por su falta de respecto por la democracia.

Muy activo le toca al canciller Santiago Cafiero explicar la presencia crítica del presidente Alberto Fernández en la próxima Cumbre de las Américas. El encuentro fue pensado por la administración de Joe Biden como una muestra de poder regional, pero enfrenta las amenazas de ausencias como la del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador. La Cumbre de las Américas será del 6 al 10 del mes próximo, en Los Ángeles.

“Algunos no van a ir, como Venezuela, Cuba, Bolivia y algunos países caribeños. Otros mandarán a sus cancilleres, como  Alberto Fernández  pero con protesta incluida.

Mientras López Obrador, según fuentes oficiales, delegará en su canciller la representación en la cumbre, Fernández y su par chileno, Gabriel Boric, estarían presentes. Sin embargo, el Gobierno aseguró que cuestionarán la no invitación del venezolano Nicolás Maduro, el cubano Miguel Díaz-Canel y el nicaragüense Daniel Ortega. Los tres enfrentan fuertes cuestionamientos de Washington y otros países por violaciones de derechos humanos.

Fuentes de Casa Rosada admiten que quieren “limitar”  la queja ante Estados Unidos desde la CELAC, entidad presidida por el presidente Fernández.

La necesidad de la continuidad del apoyo de Estados Unidos sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) impone desistir de posiciones terminantes. También consideran la presencia en la región del asesor especial de Biden para la Cumbre de las Américas, Christopher Dodd. La amabilidad diplomática no disuade de la energía estratégica.

Por lo tanto, Alberto Fernández participará. Eso sí planteará la contradicción de hacer una cumbre sobre democracia y migraciones mientras se mantienen países excluidos. Intentará dar peso al cargo  presidente de la Celac. Washington desde ya está informado de estos pasos. En particular si son públicos. En un acto con jóvenes estudiantes los instó a lograr cambios como su colega el comuunista chilerno Boric, que activen el Consejo de Juventudes de América Latina y el Caribe y que –last but not least- se contagien  de “los estudiantes del Mayo Francés” y al propio presidente chileno.

A los jóvenes les explicó que el “capitalismo financiero” que “cuando no ayuda a generar igualdad, fracasa”, según sostuvo. Lo escuchaban, entre otros, jóvenes de de Nicaragua, Venezuela,  San Vicente y las Granadinas, aliado histórico de Venezuela.

El Gobierno niegan cortocircuitos con Caracas, a pesar que el Gobierno impidió la entrada al país de la diputada chavista Iris Varela Rangel. Compensan explicando como ejemplo el envío al Senado del pliego del diputado del Parlasur Oscar Laborde como próximo embajador argentino en Venezuela. Y aceleró la asunción de Stella Lugo como embajadora de Venezuela en la Argentina.

En fin el presidente argentino viene e canturrear el 25 de Mayo, versos de su favorito Lito Nebbia:

 

“Te haré olvidar el anterior,

Ojalá que eso pronto suceda

Así­ podrá descansar mi pena”

Hasta la próxima vez