CUANDO UN AMIGO SE VA.

0
73

 

Guillermo Roux fue un infatigable creador de afectos, memoria, experiencias, obras. También un patriota si se considera así a quien enriquece el alma maltrecha de esta gran Argentina.

En estos meses se entusiasmaba con una serie que prometía exhibir en el Museo Nacional de Bellas Artes, carbonillas y collages con motivos de balsas de náufragos. El motivo no es casual: la balsa es una metáfora de incertidumbre y precariedad. Una isla sugiere que tal vez los desesperados tripulantes lleguen a buen puerto.

Roux conocía La balsa de la Medusa de Gercault. El que tanto amaba la Argentina y tanto la sufría. **

No escapa a las biografías que lloraron su muerte, el reconocimiento internacional de su obra: Marlborough Fine Arts en Londres, Buchholz en Múnich, The Phillips Collection en Washington, Galerie Denise Cade en Nueva York, y Galerie Jeanne Bucher París difundieron sus acuarelas y tuvo retrospectivas en  The Phillips Collection, – Washington, 1998-; Museo Nacional de Arte Decorativo, en el mismo año; Museo Staatliche Kunsthalle, -Berlín, 1990-, y Centro Cultural Recoleta, en 1999.

Amigos, admiradores, gente de la cultura y la política han lamentado públicamente su muerte. No falta Elisa Carrió ni la coalición cívica ARI. Falta una adhesión del Presidente de la República y sus “compañeros”. Es una pena. Y un síntoma.

*El Instituto Nacional Sanmartiniano recibió una donación del artista Guillermo Roux, del cuadro original con la imagen del general José de San Martín, hecho especialmente por pedido de La Nación .La obra ilustró la tapa de un suplemento especial del diario al cumplirse 150 años de su muerte.

** Le Radeau de la Méduse) es una pintura al óleo del  maestro del romanticismo Théodore Géricault.  Representa una escena del naufragio de la fragata, encallada frente a la costa de Mauritania. 150 personas quedaron a la deriva en una balsa construida apresuradamente, y todas ellas, salvo 15, murieron durante los 13 días previos al rescate. Hubo hambre, deshidratación, canibalismo y locura. Fue un escándalo internacional, por la incompetencia del capitán y la decadente situación política y social que padecían los franceses.