DESPLOME POR COVID

0
125

 

 

Thomas Hale*, Jennifer Creery* .El enfoque que adoptó el gobierno

chino para contener el nuevo brote de Covid le pasa factura a la economía. Test masivos y centros de internación para atravesar nuevas cuarentenas causaron un desplome de 11% en las ventas internas en abril. La producción industrial, en tanto, cayó 2,9%.

El presidente Xi Jinping insiste con su estrategia de Covid 0, pero los resultados sanitarios no son alentadores.

La actividad económica de China se contrajo bruscamente en abri: una ola de cierres en todo el país es el reto más importante para sus perspectivas de crecimiento desde la aparición del Covid-19 hace más de dos años.

Las ventas minoristas, principal indicador de actividad de consumo del país, se desplomaron un 11,1% en términos interanuales, frente a una caída del 6,6% prevista por Bloomberg. En marzo, las ventas al por menor habían caído un 3,5% interanual.

La producción industrial, que apuntaló la rápida recuperación económica de China tras el shock inicial por Covid a principios de 2020 y que se esperaba aumentara ligeramente a pesar de las recientes restricciones, cayó un 2,9%.

Los datos son la señal más llamativa del creciente costo económico del enfoque de China sobre el coronavirus, que ha tratado de contener el nuevo brote mediante amplios confinamientos, tests masivos y centros de cuarentena. La eliminación de las infecciones es prioridad para el presidente Xi Jinping, que ha reafirmado su compromiso con la estrategia, previo a un tercer mandato.

El enfoque de ‘Covid cero’ contuvo en gran medida el virus en los últimos dos años. Tras un brote de la variante Ómicron en 2022, altamente infecciosa las autoridades intensificaron medidas de forma drástica. Las restricciones se centraron principalmente en Shanghai, bloqueada a fines de marzo.

“La actividad en abril fue más débil de lo esperado. Los descensos fueron liderados por las ventas minoristas, lo que es comprensible en el contexto de que hay cierres”, dijo Carlos Casanova, economista senior para Asia de UBP. Esperaba que las ventas minoristas se contrajeron aún más en mayo.

Decenas de ciudades y cientos de millones de personas en toda China han sido sometidas a confinamientos totales o parciales como parte de una política que tendrá profundas ramificaciones en las cadenas de suministro mundiales.

La economía china ya está bajo la presión de una crisis de liquidez en sus desarrolladores inmobiliarios, altamente apalancados, y de una desaceleración inmobiliaria más amplia al desplomarse las ventas de viviendas.

Durante el fin de semana, el gobierno recortó las tasas básicas de las hipotecas para los nuevos préstamos a los primeros compradores del 4,6% al 4,4%, la última de una serie de medidas de flexibilización destinadas a apoyar uno de los motores económicos más importantes del país.

Zhiwei Zhang, economista jefe de Pinpoint Asset Management, señaló que el Gobierno presiona para lanzar nuevas medidas de estímulo y que el recorte de las tasas hipotecarias era “un paso en esa dirección”. “La eficacia de estas políticas depende de cómo el Gobierno ‘afine’ la política de tolerancia cero contra la crisis de Ómicron” dijo.

Las autoridades dijeron que los ciudadanos no podrían salir del país por razones “no esenciales” e introdujeron medidas más severas en Shanghai, siete semanas después de establecido un cierre en toda la ciudad. Un funcionario de la ciudad dijo que las autoridades pretenden reabrir ampliamente Shanghai a partir de estos días.

En abril, las ventas minoristas se desplomaron un 11,1% en términos interanuales

La producción, donde se esperaba un aumento a pesar de las recientes restricciones, cayó hasta un 2,9%

Decenas de ciudades y cientos de millones de personas en toda China han sido sometidas a confinamientos

El producto bruto interno de China aumentó un 4,8% interanual en el primer trimestre. El gobierno se propuso un crecimiento del 5,5% para el año, su objetivo oficial más bajo en tres décadas. Los economistas ya han recortado las previsiones de crecimiento para el segundo trimestre.

Los analistas del banco australiano ANZ mantuvieron un objetivo de crecimiento del 5% para 2022, basándose en que los estímulos “compensarían la pérdida de actividad económica de los dos últimos meses”. Sin embargo, son“pesimistas sobre las perspectivas de China a medio plazo”, dadas las expectativas de que las medidas de apoyo se deshagan el próximo año.

“El impacto del cierre de Shanghai es de gran alcance”, escribieron. “La vinculación económica y tecnológica con el resto del mundo está en riesgo”.

La tasa de desempleo reportada fue del 6,1% en abril, su nivel más alto desde febrero de 2020.

* Thomas Hale explora la evolución de las instituciones políticas frente a desafíos de la globalización en temas económicos y de salud, con un doctorado en Política de la Universidad de Princeton.

* Jennifer Creery es periodista británica nacida en Hong Kong, experta en derechos de minorías y planificación urbana. Estudió el mandarín en la Universidad Nacional de Taiwán.