VOCES.

0
85

 

En un tiempo de desencanto la frágil confianza en el devenir tiene por envoltura la pandemia y la constatación de daños permanentes en la estructura social de los argentinos. La pobreza, la inseguridad, la ineficiencia básica de servicios públicos conlleva una pérdida de confianza hacia las dirigencias políticas. En este contexto se mueve un Gobierno enmarañado y una oposición que se expresa mayormente a través de los medios de comunicación.

Todas estas cosas distancian a los argentinos no solo de las acciones del Gobierno sino de la política. La abstinencia a convivir –salvo con la pandemia- lleva a tomar distancia del andar de los políticos y jueces.

¿Desinterés? ¿Anomia? ¿Efectos de una cuarentena infinita? La máquina electoral está a la vuelta de la esquina y en dos años se juega el Poder político en el país. Estos años son áridos y raros.  Sea por lo que fuere ya hay mayor oferta para cargos legislativos. La circunstancia escabrosa de la economía concita un interés por la voz de los economistas diestros al jaleo de la gestión y necesarios para lidiar lo que ya es y lo que vendrá.

En meses se verá que puntos calza el Gobierno y la oposición. En octubre 2021 se dirimirán 127 bancas de diputados y 24 escaños de senadores. Habrá que observar con atención el ocurrir en Santa Fé y Córdoba. Y desde ya los ecos provocados por la acción del gobierno peronista de Alberto Fernández y el armado de la oposición, incluyendo a la señora Carrió. Entre tanto los políticos balconean el futuro, eso sí en medio del letargo de la cuarentena.

 

Jesús Rodríguez*: “Estamos viviendo un momento de recesión democrática en el paísSoy de los que creen que Alberto Fernández, el Presidente, está viviendo un microclima y debe oxigenar su gestión, escuchar otras opiniones, recurrir al saber científico y académico y encontrar acuerdos políticos sólidos con el Congreso.”

“Está claro que las dos posiciones más relevantes de la Argentina son la Presidencia y la provincia de Buenos Aires. Y esas dos posiciones fueron nominadas por la misma persona. Lo que digo que en momentos en que hace falta proveer certidumbre, claridad de rumbo y propuesta con amplia sustentación desde el poder, se toman medidas que generan incertidumbre, que no tienen sustentación política y que no dan cuenta de la claridad que necesita la Argentina.”

“En la Argentina, como en otros países del mundo, la pandemia produce crecientes miedos individuales y mayores incertidumbre sociales. Esa combinación es campo fértil para liderazgos políticos no democráticos…El tema es que esa insatisfacción debe ser atendida… Hay que tener al menos una visión. Tiene que haber integración al mundo. Argentina no tiene destino fuera de las mejores prácticas de la democracia occidental.”

“Hay que abrir el espacio al debate y la reflexión. Porque hay algo de lo que estoy convencido. La pandemia no sabemos cuánto dura ni cuántas muertes van a provocar en el mundo. Lo que si sabemos en la Argentina es que va a salir de la pandemia peor de lo que entró… Una situación de esas necesita de una visión de futuro que tiene que estar asentada en esos principios: integración al mundo, fortaleza de las instituciones, competitividad económica y cohesión social.”

“Proveer certidumbre es la principal responsabilidad de un gobierno y lo que estamos viendo es que este Gobierno es una máquina de generar incertezas.”

 

Martín Lousteau: “El diagnóstico habla de una caída del PBI del 15 por ciento, probablemente 1 de cada 2 personas en situación de pobreza, un desempleo cercano al 20 por ciento, y eso implicará un nivel de PBI por habitante cercano al de 1974, con diez veces más pobreza. Hay una parte que es la pandemia, otra parte es estructural y está subestimado. Si el PBI cayera de ese modo, te va a llevar más de un mandato recuperarlo.”

“Lo tomo con un solo gobierno donde conviven distintas posiciones, tenemos que lidiar con todas. Se nota que hay diferencias, que de vez en cuando entran en tensión. Lo mismo verá el Gobierno, hay distintas posturas en Juntos por el Cambio, pero hay que dialogar. Particularmente me hubiera gustado que Cristina participara de la reunión; hay que dialogar con todos.”

“Si queremos retomar el crecimiento tenemos que re imaginar muchas cosas, entre ellas el sindicalismo que viene, el empresariado que viene, y el Estado que viene, que va a tener más peso por el rol que le tocó vivir en la pandemia, récord de recursos y a la vez más pobreza. Aspiro a un Estado riguroso y sensible a la vez”.

“Siempre fui partidario de que existan varias líneas en Cambiemos, y que esas diferencias se diriman electoralmente. Creo también que hay que ir a ganar la elección, tenemos que apelar al votante de centro y ofrecer una posibilidad de que el futuro sea distinto al pasado.”

Carlos Melconián: “No hay plan económico. La pandemia de coronavirus “es una excusa”….El ministro Martín Guzmán en su negociación con los bonistas «miente» cuando dice que «defiende tres dólares para pagarles a los jubilados”. ‘cambia, que no me lo banco, porque miente’. No es ser de la oposición ni hacer política. El ciudadano Melconian está mirando esto y dice ‘es mentira’. Si de esto que entiendo me miente, ¿por qué voy a creer el resto? Entonces ahí es donde caes en una crisis de confianza, credibilidad».

«¿Qué es el programa? ¿Qué discutimos? ¿Si hay que tenerlo o no? Sí, hay que tenerlo, pero los países son a 20 ó 30 años, permanencia en el tiempo. Deben estar administrando el quilombo del día a día. Hoy se deben levantar y unos cuantos deben tener 78 mil quilombos y otros cuantos deben seguir debajo de la cama y decir: ‘A ver si se avivan que soy ministro'».

«No es que venían con un programa espectacular que se mancó en el camino por la pandemia, la pandemia da la excusa para administrar. Avalé la cuarentena el primer día, no 120 días».

«El mundo es un despelote. En todos lados, el segundo trimestre fue catastrófico en términos de caída del nivel de actividad».

«Argentina venía tan atada con alambres, que cae siempre más que el resto y te retrotrae a 1999».

«El drama de los ‘Edesures’ y de los ‘Vicentines’ es el manoseo. Hoy gobierna este Gobierno votado por la gente, pero si no le gusta lo que está haciendo, lo va a sacar en el próximo voto».

 

Rogelio Frigerio: “Cada vez que el Estado expropió empresas, les costó plata a los contribuyentes”.

Hago autocrítica sobre la gestión de Cambiemos. En mi caso varios meses tomé para hacer un análisis introspectivos de gestión, de por qué no pudimos cumplir los objetivos que nos propusimos. Creo que se subestimó la necesidad de establecer acuerdos y eso derivó en que fuéramos el gobierno más débil del último siglo, con un tercio de los diputados y senadores del total de las cámaras, y un quinto de los intendentes.”

“Con Mauricio Macri, como con el resto de los dirigentes de Juntos por el Cambio y de otros sectores de la política, siempre trabajando en el armado una alternativa de centro, prudente, en estos tiempos de pandemia.”

“Si logramos armar esa opción de centro en la coalición opositora, y si ese espacio necesita de mis servicios seguramente lo   analizaré. Me queda mucho por hacer y también la frustración de lo  que no pudimos terminar de concretar estando en el poder, más allá de haber sido el primer gobierno no peronista en terminar el mandato muchísimos años.”

“No es tema la elección, y no debería serlo. Me parece casi una falta de respeto para la sociedad, que la está pasando mal, pero que está teniendo una tremenda paciencia con la cuarentena. Ya habrá tiempo de pensar eso, pero hoy no llegó ese momento todavía.”

“Creo que claramente hay que avanzar en la conformación de una oposición colegiada. Tenemos que ver qué rol quiere ocupar Mauricio Macri hacia el futuro, y seguir trabajando con dirigentes valiosos, como Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Emilio Monzó, Alfredo Cornejo, los gobernadores radicales como Gustavo Valdés, Gerardo Morales y Rodolfo Suárez, o el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.”

“Cristina Kirchner hace valer los votos que tuvo. Ella fue determinante para que su coalición ganara la elección. En un país  presidencialista como éste no ayuda eso, hay que dejarlo al Presidente conducir el barco en esta tormenta que representa el Covid-19.”