LA GRAN ROTHKO.

0
63

 

Mark Rothko, era autodidacta. Su familia judía letona emigró cuando era un chico. En New York hizo de todo hasta canillita. Al principio su nuevo país abría la puerta a las oportunidades. Resuelven radicarse a Portland, Oregón. El padre trabajaba como textil pero murió muy pronto. La vida se hizo difícil. Y él quería pintar.

Mark Rothko se convierte en “canillita”, continua sus estudios y por fin entra en la Universidad de Yale en 1921.

Tuvo la gran suerte de tener a un grande como maestro y mentor, Arshile Gorky. Pero lo alcanza la gran depresión de 1929 con millones de desocupados. Fue una suerte de pandemia económica. El joven Mark ya sabe de su vocación y se las rebusca para acercarse a Arshile Gorki, notable maestro pintor. Extraña paradoja: Gorki, su mentor,  se suicida.

 En el 47 se define su estilo: Es un imponente expresionista abstracto. Son  telas con dos a cinco colores, cuadrados y rectángulos de color y con bordes esfumados.

En una capilla de Houston se imponen sus célebres 14 pinturas negras, a un año de su muerte. Su expresionismo respira un matiz trágico. Él se quitó la vida, como su maestro. Y como su amigo pintor, el gran Jackson Pollock.

Ellos fueron dos  indagadores del alma norteamericana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here